Sencillas ideas que te ayudarán a reducir tu consumo de carne.

No comer  carne es bueno para los animales, el planeta y para tu salud.

Los consumidores somos los únicos que tenemos el poder de cambiar la forma en que se produce lo que comemos.

Al demandar más productos que provienen de medios de producción sostenibles y respetuosos con los animales vamos dejando atrás el obsoleto modelo alimentario que se basa en la ganadería industrial.

Porque nos importan los animales y no queremos seguir apoyando a una industria que los maltrata, cada vez somos más los que queremos ayudarles.

Si ya estás decidido a sumarte a esta tendencia global, estos tips que traigo hoy son para ti.

Te invito a dar el primer paso a hacia una nueva forma de alimentación que trae beneficios y satisfacción a todos.

paul_mccartney_veg_ad

Súmate al Lunes Sin Carne.
Engánchate a esta campaña internacional que promueven estrellas de la talla de Paul McCartney y Gwyneth Paltrow. Al menos un día a la semana, prueba no comer carne. Puede que esto no sea un gran esfuerzo para ti pero reducirá tu consumo en un 15% lo cual beneficiará masivamente a los animales, el medioambiente y a ti.

Organiza tus platos con más vegetales y menos carne.
Con tantas alternativas tan nutritivas y deliciosas la carne no tiene porqué seguir siendo el alma de la fiesta. Prueba incorporar más vegetales a tu plato y haz combinaciones de texturas, colores y sabores. ¡Te sorprenderá y deleitará la cantidad de posibilidades!

img_1081

Salteado de Vegetales y Coco

Inspírate en los sabores de otras nacionalidades al comer dentro o fuera de casa.
Muchos de los platos más populares del mundo son vegetarianos y ya los conoces. Tal es el caso de la cocina de México, India, Italia y China, por solo mencionar algunos. Además, las recetas, franquicias y restaurantes con este tipo de cocina abundan, así que no podemos añadir otra cosa más que ¡buen provecho!

600_213735642.jpeg

Reduce a la mitad las porciones de carne.
Antes de comenzar a comer piensa en cuanta carne comes y reemplaza una parte con vegetales y ve agregando cada vez más porciones de tus alternativas a la carne favoritas. Esto hará que puedas comenzar a sentirte satisfecho comiendo menos carne y más vegetales.

img_20140825_192510

Hamburguesas de garbanzos y papas.

Conecta esta meta con otra y disfrútalo.
Reducir tu ingesta de carne te traerá grandes beneficios a tu salud como más energía y rendimiento físico, así que aprovechando estas ventajas ¿por qué no comenzar alguna actividad física? De esta forma «comer menos carne» se convertirá en parte de tu entrenamiento y también una motivación más.

pzh4mxdw-1449546257

Haz que otros conozcan tus intenciones.
Nada facilita más un cambio que dar a conocer a otros nuestros propósitos.

Míralo así: si te invitan a cenar seguramente tus anfitriones prepararán con anticipación algo especialmente para ti y si sales a comer con tus amigos será más fácil para todos escoger el restaurante.

Al saber que estás reduciendo tu consumo de carne, muchas personas podrán hacerte recomendaciones de restaurantes, recetas e información en general.

Además, dando a conocer tus motivos (los animales, la sostenibilidad del planeta y tu salud) puedes animar a otros a dar el primer paso como seguramente alguien te motivó a ti.

Cómo sería el mundo si todos fueran veganos

id-10048643

Una nota de Reuters describe cómo se vería el mundo si todos fuéramos veganos, a partir de un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America.

Si cada ser humano en el planeta adoptara una alimentación vegana, “el mundo podría evitar millones de muertes para el año 2050, disminuir sustancialmente las emisiones que provocan el calentamiento global y ahorrar billones de dólares anualmente en costos de programas de salud y cambio climático”.

Éste es el primer estudio que estima el impacto que tendría la adopción mundial de una alimentación a base de plantas tanto en la salud como en el ambiente. Marco Springmann, autor principal del estudio, señaló que “lo que comemos influye de gran manera en nuestra salud y el ambiente”.

El estudio encontró que si la población mundial consumiera vegetales y frutas, y cantidades limitadas de carne roja, azúcar y calorías, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEF) relacionadas con la comida disminuirían 29%. Adoptar una alimentación vegetariana disminuiría las emisiones en un 63% y una alimentación vegana lo haría hasta en un 70%.

Adicionalmente, el estudio encontró que estos cambios en la alimentación podrían ahorrar de 700 a 1,000 billones de dólares por año en gastos médicos y días laborales perdidos. También se aumentarían las ganancias económicas en USD$570 gracias a la reducción de emisiones de GEF.

“Adoptar dietas más sanas y sostenibles puede ser un gran paso en la dirección correcta”, indicó Springmann. Aunque suena idealista pensar en que la población mundial adopte una alimentación a base de plantas, ésta puede ser nuestra única esperanza para salvar el planeta.

10425513_10153013149068972_1311999201266831589_n

Fuente:Reuters

Tendedores sobre Cuchillos

Tenedores sobre cuchillos, (en inglés Forks Over Knives) es un documental dirigido y guionado por Lee Fulkerson y producido por Monica Beach Media en 2011. Trata sobre alimentación, salud, medicamentos y veganismo.

Enmarca los beneficios de una dieta vegetariana, y nos muestra la opinión de expertos sobre los beneficios de comer una dieta basada en alimentos de origen vegetal y la relación que hay entre lo que comemos con las diferentes enfermedades como diabetes, cáncer e infartos.

forks-over-knives-movie-poster

Las Religiones y el Vegetarianismo

Imagen

Muchas religiones sostienen el vegetariansimo como un ideal espiritual, aunque algunas culturas le dan más importancia que otras a este código moral particular.

Es en Oriente donde el vegetarianismo encuentra su máxima expresión en el pensamiento religioso. La creencia de que toda forma de vida debe ser respetada –porque el cuerpo es una envoltura para el espíritu que reside dentro– es fundamental en el hinduismo, budismo y jainismo.

Hinduismo

El hinduismo es la más antigua de todas las religiones orientales y uno de los primeros partidarios del vegetarianismo. Enseña que el vegetarianismo es parte del camino que conduce a la verdadera santidad. Los Vedas, las antiguas escrituras de la India en las que se funda el hinduismo, dicen: “sólo el asesino de animales es incapaz de saborear el mensaje de la Verdad Absoluta”. Sobre los carnívoros, las escrituras condenan: “esos pecadores serán devorados por las mismas criaturas que han matado en este mundo”.

Las escrituras establecen el principio de no violencia, llamado Ahimsa, el cual forma parte importante de la mayoría de las religiones orientales. El vegetarianismo es la extensión lógica de este pensamiento religioso, ya que el sacrificio de cualquier animal es visto como una violación del principio de Ahimsa. En la India la vaca es sagrada porque se considera un animal favorecido por el Señor Supremo de Los Vedas, el Señor Krishna.

El tema de la no violencia es llevado a tal extremo que no solo aquellos que matan animales son condenados, sino también aquellos que venden, cocinan o sirven carne. Dicen Los Vedas: “No debes usar tu cuerpo dado por Dios para matar a otras criaturas de Dios, ya sean humanas, animales o lo que sea”.

Los Vedas establecieron el código de sarva-bhuta-hita (devoción hacia el bien de todas las criaturas), que dice que las personas deben ver la misma vida en todas las criaturas, sin importar su vestidura externa o cuerpo. De hecho Los Vedas van mucho más allá al decir que aquellos que no puedan entender el principio de la vida en seres inferiores no comprenden del todo el significado de la vida y se exponen a perder su sentido de humanidad.

Jainismo

Los jaines, vegetarianos estrictos, practican el Ahimsa tan fervientemente al grado de que literalmente no matan ni una mosca. Algunos jaines barren el camino frente a ellos y utilizan máscaras de gasa para no dañar pequeños insectos al pisarlos accidentalmente o respirarlos.

De acuerdo a sus escrituras, “Todos los seres aman la vida, desean placer y temen al dolor; no desean ser lastimados; todos desean la vida y para cada ser, su propia vida es muy preciada”.

Budismo

El amor y la compasión son las creencias budistas más importantes, lo que explica por qué tantos budistas son vegetarianos. Buda disuadía fuertemente a la gente de comer carne, pues lo consideraba como un “antojo ignorante”. Para él aceptar carne era apoyar el sacrificio, que está en contra del principio de no violencia.

Los budistas creen que la causa de la agresión de los humanos entre sí es el resultado de la forma en que tratamos a los animales. Así, si no tenemos respeto por la vida animal, menos respeto tendremos por la vida humana. Los budistas opinan que si adoptamos una dieta vegetariana que no implica matar es más sencillo permanecer pacíficos, felices y bondadosos hacia otras personas.

El punto de vista del budismo hacia los animales es ilustrado mejor en las historias del Jataka (lecciones budistas), en las que se cuenta que Buda fue diferentes animales en encarnaciones previas. Las historias dicen que es igual matar animales que matar humanos, ya que como Buda todos hemos encarnado en la forma de animales.

Al igual que Los Vedas, la ley budista del Karma también dice que aquellos que causen violencia y sufrimiento a seres vivos experimentarán el mismo dolor en algún momento en el futuro.

Judaísmo

Algunos profetas judíos, tales como Amós y Miqueas, hablaron en contra de los sacrificios de animales, y muchos héroes judíos fueron elegidos por Dios debido a su amor a los animales. El Talmud, el libro sagrado de la ley cívica y ceremonial de los judíos, dice que antes de que el hombre se siente a la mesa debe alimentar primero a sus animales, porque no lo pueden hacer por sí mismos.

Si un animal está sufriendo o su vida se encuentra en peligro, los judíos pueden romper los votos del Sabbath, su día más sagrado, para salvarlo. Para comer carne, los judíos deben primero hacerla kosher (aceptable para Dios drenando la sangre del animal). Esto va de acuerdo a las instrucciones del Antiguo Testamento, que indica, “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis”, (Génesis 9:4). Se cree que el alma del animal se encuentra en la sangre, la cual se considera sagrada.

Islamismo

Al igual que el judaísmo, el islamismo declara que la sangre no es apta para el consumo humano y por consecuencia el proceso del sacrificio es complicado. Debe ser llevado a cabo por personas que observen la ley musulmana de orar cinco veces al día. Durante el sacrificio deben mirar al animal a los ojos hasta que su alma se vaya. Si el animal hace aunque sea un sonido se vuelve Haraam (prohibido) y no Halal (permitido). Estas leyes son un peso para quien come carne y están diseñadas para minimizar el número de animales sacrificados.
Algunas sectas musulmanas tales como los Sufíes y Bahá’ís han elegido el vegetarianismo porque lo ven como el máximo ideal espiritual. Sin embargo, el islamismo no se considera una tradición fuertemente vegetariana, aunque apoya la idea de que deben aplicarse los mismos códigos morales y consideraciones a todas las formas de vida porque son sagradas y tienen el derecho a ser protegidas.

El profeta Mahoma enfatizó la compasión universal, condenando y evitando muestras de crueldad hacia los animales en su época. Dijo, “Aquel que se apiade aunque sea de un gorrión y le salve la vida, Allah (Dios) será misericordioso con él en el día del juicio”. De acuerdo a ley islámica ningún animal debe ser sacrificado en La Meca, el lugar de nacimiento de Mahoma.

Los primeros biógrafos de Mahoma dicen que prefería alimentos vegetarianos tales como leche diluida con agua, yogurt con mantequilla o nueces y pepino con dátiles. Vivía a base de miel, granadas, uvas e higos por semanas. Mahoma ordenaba a las personas que hubieran comido carne enjuagarse la boca antes de ir a orar. No obstante, no enseñó estrictamente a la gente a evitar la carne por temor a desanimarlos a seguir la fe. Fomentaba etapas intermedias hacia una dieta espiritual pura.

Cristianismo

El cristianismo es otra fe que no es fuertemente vegetariana aunque sus enseñanzas parecieran apoyar la idea. Hay mucho en la Biblia para apoyar el vegetarianismo como una forma de vida ideal y no violenta de acuerdo a las enseñanzas de Jesús. Jesús enseñó a la gente a ser considerados con todas las criaturas, no solo con los hombres, y algunas teorías dicen que el mismo Jesús era vegetariano.

De acuerdo a la traducción de los evangelios originales, el Evangelio de los doce santos, el ángel le dijo a María: “no comerás carne ni beberás licores, pues el Hijo será consagrado a Dios desde el seno de Su madre, y no tomará carne ni licores”. El texto continúa diciendo que la comunidad en la cual José y María vivieron no sacrificó un cordero para celebrar la fiesta de Pascua.
Los primeros cristianos tales como los Nazarenos, Terapeutas, Ebionitas, Gnósticos y Esenios, como Juan el Bautista, todos seguían atentamente las escrituras que ordenaban una forma de vida estrictamente sin carne. De hecho en traducciones literales de los primeros textos cristianos no hay indicaciones de que el consumo de carne fuera fomentado o aceptado y muchas de las razones de los cristianos posteriores para comer carne se basan en una traducción errónea o selectiva.

Conclusión

La decisión de seguir un estilo de vida vegetariano depende de una variedad de factores sociológicos, económicos y ambientales, así como creencias personales. Para muchos el vegetarianismo se vuelve casi una religión por sí misma, algo en lo que creen y a lo que se esfuerzan por ser fieles en su vida diaria.

Muchas de las religiones comparten el mismo concepto básico: que una fuerza superior ha creado todo lo que conocemos y que debemos respetar y adorar esta fuerza, tratando a otros como nos gustaría ser tratados. El vegetarianismo es una filosofía que incluye estas creencias, beneficiando tanto a los humanos como a los animales, así como al planeta que esta fuerza creó.

Foto:http://www.carlwarner.com/

Imagen

 

San Valentín, Impotencia Sexual y Vegetarianismo

Transfórmate en un amante fogoso y supera la impotencia sexual ¡cambiando tu dieta!: Incorporando más frutas y verduras, y abandonando progresivamente la carne, podrás disfrutar del sexo como antes. Aqui, les dejo esta graciosa propaganda de la Vegetarian Society para convertirte en un “real lover”… y dentro del artículo, algunos consejos para hacer frente a la impotencia sexual..

Cada año, la impotencia o “disfunción eréctil” afecta a millones de hombres en el mundo. Originalmente, se consideraba que era producto de la ansiedad, pero de acuerdo al Instituto de la Disfunción Eréctil, más de un 90% de los casos de impotencia se deben a factores físicos más que psicológicos.

El colesterol alto, la obesidad, diabetes, inflamaciones a la próstata y/o desbalances hormonales son las causas más frecuentes de impotencia. El consumo de carne y lácteos se asocia a este tipo de sintomatología, pues contienen colesterol, grasas saturadas y hormonas -de la crianza intensiva de los animales-. De ahí que, una manera saludable y no farmacológica de poder terminar con la disfunción es incorporando una dieta vegetariana a tu vida.

El viagra y otras drogas pueden ayudar para la inmediatez del acto sexual, pero la dieta vegetariana cambiará tu salud en general (no sólo la sexual), para el resto de tu vida.

Numerosos médicos y nutricionistas están de acuerdo con que la mejor manera de prevenir la saturación arterial es, entre otras cosas, llevar una dieta alta en fibras, frutas, vegetales y granos. Esta alimentación puede desbloquear tus arterias y hacer la que sangre fluya libremente y sin complicaciones, lo que mejorará notablemente tu vida sexual y la satisfacción de tu pareja.

¡Buena suerte! 😉

heart

Fuente:https://www.vegsoc.org/

“El Vegetarianismo a través de la historia”

                                                 Image

El vegetarianismo, lejos de ser solamente una opción dietética saludable, es sobre todo una elección ética que desde la antigüedad vienen tomando muchas personas con el fin de respetar verdaderamente a los animales, ante la evidencia de que el interés no sólo de los seres humanos sino de todos los seres capaces de sentir por preservar su vida, y por vivir libres de agresiones o manipulación, debe ser tenido en cuenta seriamente, ya que la única capacidad relevante moralmente que poseemos los seres humanos es dicha capacidad de sentir, capacidad que compartimos con los demás animales. Este artículo por cuestiones de espacio hace mención solamente a algun@s de ell@s, pero la lista es bastante más amplia de lo que pudiéramos pensar a primera vista, debido a que la escasa atención que se ha puesto hasta el momento sobre este importante tema en la historia del pensamiento, hace que parezca que el vegetarianismo por razones éticas es una tendencia novedosa y actual carente de trayectoria histórica, idea que como veremos a continuación, dista mucho de ser cierta.

Aunque fue el filósofo griego Pitágoras el indiscutible referente en la antigüedad sobre este tema, la obra “Sobre la abstinencia” del filósofo neoplatónico Porfirio es quizá junto con la obra de Plutarco “Sobre el consumo de carne”, uno de los trabajos más serios que nos han llegado de la antigua Grecia que trate específicamente de la defensa del vegetarianismo por motivos éticos. Porfirio indica que los humanos han justificado el matar animales para comerlos poniendo énfasis en el hecho de que éstos, son miembros de especies inferiores ya que carecen de racionalidad, y por ello no habría nada que indicara que merecieran un trato justo. Sin embargo, indica este autor, los animales sí poseen facultades racionales. Porfirio establece una distinción entre facultades internas (como son la memoria, la prudencia, y el compañerismo) y externas (como el lenguaje) aunque las primeras estén por lo general menos desarrolladas en los animales no humanos, y la facultad externa mencionada, no es inteligible para nosotr@s. Según este autor, ello no es razón para excluir a los animales de la comunidad moral, ya que la justicia también la aplicamos por ejemplo a los humanos con discapacidades psíquicas, por lo que se evidencia que las capacidades cognitivas no son relevantes moralmente; o por ejemplo el que un griego no entienda el idioma de un hindú, no es en absoluto motivo para que el hindú no sea objeto de consideración moral. Se concluye de este modo, que el grado de racionalidad que se posea o el uso de diferentes formas de leguaje no son características moralmente relevantes que justifiquen poder matar a los animales para comerlos.

Durante el siglo XVIII hay varios autores que tratan con renovado interés este tema que durante la Edad Media y el Renacimiento había estado bastante dejado de lado. La visión del filósofo Descartes sobre los animales como máquinas animadas incapaces de sentir dolor y su defensa de la vivisección reavivó el debate sobre la consideración moral de los animales. Aunque la idea prevaleciente en esta época sobre el consumo de carne y la existencia de mataderos para este fin era que impedían la formación de un carácter virtuoso en el ser humano, el satirista holandés Bernard Mandeville y el poeta y ensayista británico Oliver Goldsmith destacan por sus interesantes puntos de vista sobre el tema. Mandeville muestra en su obra “La Fábula de las Bestias” que la costumbre de comer carne refuerza la perniciosa creencia socialmente aceptada de que los seres humanos sean superiores a los miembros de las otras especies, y por ello, puedan hacer con éstos lo que quieran (discriminación denominada especismo en la actualidad por especialistas en ética aplicada). Por su parte Goldsmith señalaba en la serie de ensayos “El Ciudadano del Mundo” la actitud hipócrita de la gente que se considera “amante de los animales” pero que al mismo tiempo acepta y apoya el que se maten animales por el mero hecho de satisfacer sus paladares, ya que comer carne no es necesario en absoluto.

Durante el siglo XIX la defensa del vegetarianismo ético continuó bastante en la línea del siglo precedente, con el argumento antropocéntrico de que el matar animales para consumo humano promueve el desarrollo de hábitos indeseables en los seres humanos. Pero cada vez más, empezaron a utilizarse argumentos basados en el daño y sufrimiento que el consumo de carne supone para los propios animales. En ese siglo nacieron las primeras sociedades vegetarianas tanto en Reino Unido como América. Richard Wagner no sólo fue un magnífico compositor sino convencido defensor de los animales y del vegetarianismo; en su idea de que deberíamos sentir empatía compasiva por los demás seres capaces de sentir, humanos o no, para el compositor alemán, nunca deberíamos olvidar que el sufrimiento es siempre sufrimiento, independientemente de las cualidades individuales de quien esté sufriendo. Por su parte el escritor ruso Leo Tolstoy se hizo vegetariano en 1885 junto con sus hijas por razones éticas. Para este escritor, comer carne es claramente inmoral ya que lleva consigo el tener que matar, acción en sí misma contraria a la moral y guiada por el deseo exclusivo de satisfacer el gusto por comer carne y no una necesidad real. La repugnancia y horror que le causaban los mataderos han quedado reflejados en escritos como el prefacio que escribió al libro de Howard Williams “La Ética en la Dieta”.

La defensa actual del vegetarianismo ético se caracteriza por la variedad de perspectivas y argumentos planteados. Aunque no se olvidan las razones esgrimidas desde la antigüedad, destaca por su indiscutible evidencia el argumento filosófico de que los animales, al ser seres sintientes, deben tener una serie de derechos reconocidos que protejan sus intereses, por ello el vegetarianismo se presenta como la única dieta ética y respetuosa hacia todos los seres con capacidad de sufrimiento. También adquieren cada vez más peso argumentos de tipo económico o ecológico contrarios al consumo de carne y en general de productos de origen animal, por el impacto eminentemente negativo de esta práctica. Incansable defensor del vegetarianismo por razones éticas, el pensador inglés Henry Salt expuso en su libro “El Humanismo en la Dieta” cómo la recepción de una idea nueva como la del cambio de mentalidad que supone la aceptación del vegetarianismo a nivel social, es un extraño proceso que suele pasar por sucesivas fases. Primeramente se da un tácito rechazo, después llega la fase en que se ridiculiza abiertamente la opción planteada, le sigue una oposición más o menos respetuosa para finalizar con una aceptación parcial de la misma. Para Salt el principal argumento para promover el vegetarianismo es que no es ético matar animales para comerlos, y la manera de asegurar la desaparición del innecesario e injusto proceso de criar y matar animales para consumo humano, es reconsiderar primero nuestra actitud general hacia los animales que llevaría a la adopción gradual de la dieta vegetariana en la sociedad. Según Salt, “sacrificar animales de forma humana” es una gran contradicción y en este sentido es imposible encontrar justificación alguna para comer carne de animales sacrificados de esta supuesta manera. Asimismo señala que los verdaderos responsables del sufrimiento y muerte de los animales para consumo son los clientes de las carnicerías, son los que consumen productos de origen animal quienes sostienen y apoyan en última instancia la explotación y muerte de los animales.

El filósofo Tom Regan, profesor de filosofía en la Universidad de Carolina del Norte publicó en 1975 “Las Bases Morales del Vegetarianismo”. Según este filósofo, no sólo el hecho de provocar sufrimiento a los animales para comerlos es condenable moralmente, también lo es, y de manera muy significativa, el hecho de quitarles la vida ya que si estamos de acuerdo en que los seres humanos tenemos un derecho natural a la vida, debemos concluir que también lo poseen los animales ya que estos últimos poseen como los seres humanos, intereses que deben ser protegidos. No hay nada que justifique que una práctica moralmente censurable en el caso de los humanos, no lo sea también para los animales no humanos, de lo contrario, todos y cada uno de los seres humanos y sólo los seres humanos deberíamos poseer una característica moralmente significativa que justificara la diferencia de consideración moral entre humanos y animales, pero la evidencia apunta a que no existe ninguna característica moralmente relevante que poseamos todos los seres humanos y no posean los demás animales.

Fuente:http://www.forovegetariano.org/foro/archive/index.php

                     Image

1 de octubre “Dia mundial del Vegetarianismo”

                                      Image

Desde 1977  la Sociedad Vegetariana de América del Norte (NAVS) celebra el 1 de octubre este motivo e invita a todas las personas no vegetarianas a probar esta opción aunque sea por un día.

La palabra Vegetariano (vegetarian en inglés) fue acuñada por los fundadores de la Asociación Vegetariana Británica en el año 1842, y deriva de la palabra latina vegetus, que significa “completo, sano, fresco o vivaz”.

El significado original de esta palabra implica un equilibrado sentido filosófico y moral de la vida, que va mucho más lejos de una mera dieta de verduras y frutas.

El vegetarianismo es un paso esencial en pos de una sociedad mejor, y se refiere a la práctica alimentaria que evita la ingestión de todo tipo de carnes de origen animal.

-VEGETARIANO (a secas): es el término que engloba a todas las personas que en sus dietas no incluyen carnes de ningún tipo. Es interesante conocer las diferentes variantes que está palabra contiene y que podríamos clasificar del siguiente modo:

-OVO-LACTO-VEGETARIANO: además de alimentos de origen vegetal también incluye en su dieta, derivados de animal, como huevos y lácteos.

-OVO-VEGETARIANO: incluye huevos.

-LACTO-VEGETARIANO: incluye lácteos de origen animal y sus derivados.

-API: es el prefijo con que se designa a quien consume miel, y generalmente y se puede referir indistintamente a cualquiera de los grados ya descriptos más arriba, o sea que, podría ser -api-ovo-lacto-vegetariano- o api-ovo-vegetariano o -api-lacto-vegetariano o simplemente -api-vegetariano-.

-VEGETARIANO VEGANO : es quien sigue una dieta exclusivamente basada en alimentos de origen vegetal, sin excepciones de ningún tipo, excluyendo también en todo el ambito de su vida el uso de derivados de animales o de productos que hayan implicado para su fabricación o producción la explotacion y/o el sufrimiento de algún animal. No utiliza en su vida, los derivados de la matanza y/o explotación de animales, como cuero, lana, seda, cosméticos, etc., oponiéndose también a todo experimento y testeo sobre animales, dándole de este modo una especial importancia a la ética.

-CRUDÍVORO VEGETARIANO: es aquel que come todo crudo, frutas, verduras, nueces, semillas, legumbres, cereales, brotes, etc. El crudívoro no cocina o calienta las comidas, prefiere ingerir todo en su estado natural crudo, no las cocina, conservando de este modo los más valiosos atributos que poseen, cualquiera de las modalidades vegetarianas puede ser crudívora.

-FRUGÍVORO O FRUTARIANO: se alimenta exclusivamente de frutos, generalmente crudos y de época. Esta es la forma de alimentación que más se acerca a la perfección alimenticia del ser humano, tanto por su calidad energética como por la no obstaculización de la ley de evolución. Para ampliar la información sobre esta modalidad ver frugivorismo

HISTORIA
Desde la antigüedad más remota tenemos referencias concretas de los beneficios fisicos y espirituales del vegetarianismo, nos referimos a los escritos más antiguos de la humanidad, como los referentes a la Medicina Tradicional China (más de 3000 a.C.), o a la Medicina Tradicional Ayurveda (más de 3000 a.C.), como así también a las referencias que podemos hallar en La Biblia (antiguo y nuevo testamento), y en otros libros sagrados de la humanidad, y no olvidemos la gran lista de personajes celebres de todas las épocas que han sido vegetarianos amantes de lo natural y que lo han difundido en sus tiempos.

Recién en el siglo pasado el movimiento se empezó a organizar en occidente, y en 1889 se fundó la Unión Vegetariana Federal con el fin de unir a las sociedades vegetarianas de todas las partes del mundo. El primer Congreso Mundial Vegetariano fue celebrado en Chicago, EE.UU., en 1893 al que siguieron otros en Londres, Inglaterra, en 1897, 1901 y 1905. Como resultado de las discusiones entre ciertos individuos y sociedades, la Unión Federal Vegetariana,( en 1908 y durante un congreso celebrado en Dresde, Alemania ), fue sustituida por la Unión Vegetariana Internacional, la que hoy engloba a todas las asociaciones vegetarianas del mundo.

ÉTICA
Son las razones éticas las que llevan a muchas personas a convertirse en vegetarianas, dejando las otras razones en segundo plano. Considerar a los animales como nuestros hermanos, es sin lugar dudas una feliz decisión, digna del ser humano.
Solo con observar atentamente la vida veremos que ineficaz se torna el accionar humano en relación con el medio ambiente, ya sea por la gran matanza diaria de animales como así también por la continua y constante falta de cuidado con el entorno natural.

Si no hace falta matar para alimentarse, entonces, para que hacerlo ?
Preguntémosle a algún empedernido carnívoro si se comería a su querida mascota, seguro contestaría que no, dejando en claro el verdadero espíritu del hombre, pero seguramente no pensaría del mismo modo si se trata de algun otro animal, y que ni siquiera se tuvo que manchar las manos para quitarle la vida.
Muchos se convertirían en vegetarianos si tuvieran que matar los animales que comen, o simplemente si visitaran un matadero.
¿Cuántas personas en su vida han presenciado la matanza asesina que se realiza a diario en un matadero? Todas las personas deberían visitar estos lugares donde la muerte envuelve el hábito alimentario de nuestra sociedad. Muchos ni siquiera se dan cuenta que lo que comen, hasta hace unos momentos, era un animal con vida, un animal al que por naturaleza le estaba asignado vivir hasta morir de viejo.

El hombre no tiene, éticamente hablando, ningún derecho a terminar con la vida de criatura alguna.

BENEFICIOS
Los beneficios son muchos y los perjuicios ninguno, claro que siempre habrá detractores de lo natural, que buscarán argumentos seudos científicos para tratar de convencernos de que lo que nos conviene es lo artificial, lo superficial, lo complicado, lo modificado genéticamente, etc. Pero esto no es así, en lo simple y natural se encuentran las grandes verdades de la humanidad, cualquier pregunta que hagamos puede encontrar respuesta correcta en la sola observación de la Naturaleza.

Los beneficios de una alimentación vegetariana son:

1. Es completa, pues en ella abundan las albúminas, los hidratos de carbono, las grasas, las sales minerales, las vitaminas y el agua.
2. No produce putrefacciones en el intestino, con lo que evita esa importantísima causa de infecciones y toxemia.
3. Es alimentación de fuerza y resistencia, por su abundancia en hidratos de carbono (combustible muscular).
4. Deja descanso suficiente a las vísceras, puesto que no las somete al exagerado trabajo de neutralización toxica, a que las obliga la ingestión de productos animales.
5. Evita el sacrificio doloroso e innecesario de animales. La alimentación vegetariana es la base física del pensamiento puro, del dominio pasional y de la caridad de espíritu.

¿CÓMO EMPEZAR?

Como en todos los aspectos de la vida, y este no es una excepción, existen varios caminos para llegar, en este caso al vegetarianismo, algunos más cortos que otros, algunos más rápidos que otros, algunos más efectivos que otros, repito, como en todo. No existe una fórmula única, sino más bien, que cada uno tiene su propia fórmula, pero sí se podría decir que en general tiene que existir un convencimiento profundo y concreto, dado por una toma de conciencia, relacionada con la vida misma.

Se puede empezar repentinamente o bien gradualmente, eso dependerá de cada individuo, se recomienda siempre consultar con un médico que conozca el tema, él aconsejará la forma ideal, según la característica de cada cuerpo y mente.

Si bien uno puede empezar por diferentes motivos como por ejemplo: por problemas de salud, por amor a los animales, por cuestiones religiosas, por razones humanitarias, o simplemente por regresar a nuestra naturaleza, se verá que cuando el cambio se efectiviza, todas estas aparentes diferentes razones, se unifican y se complementan perfectamente.

El inicio se puede acompañar con lecturas de carácter científico, religioso, medicinal, filosófico, nutricional o culinario, abundantes en esta época, las hay de fácil comprensión, y también las hay para profesionales o eruditos.

A veces resulta de gran ayuda realizar un curso de cocina vegetariana o algún estudio relacionado, también hay muy buena bibliografía sobre esto, se puede aprender a cocinar muy nutritivo y sabroso con libros o apuntes.

También es muy recomendable, si se tiene acceso, la utilización de internet, para investigar o bien contactarse con la comunidad vegetariana internacional

                    Image

                           Image

Ilustraciones: http://www.carlwarner.com/

 

Vegetarianismo Marino

            Imagen

Vegetarianismo marino, la posible fuente alimenticia del futuro

Una granja que se extiende en el fondo del mar está tratando de implementar el vegetarianismo marino para disminuir el daño irreversible de la pesca comercial.

La pesca comercial ha probado ser una de las formas de producción alimenticia más destructiva y dañina del planeta. Recoge algunos peces como el atún mientras que arrasa con el resto de los seres vivos con las redes y cadenas de recolección. Así, la era de cazadores y recolectores, nos guste o no, está llegando a su fin. La generosidad del océano no sólo ha demostrado ser finita, sino que simplemente no existe más. Décadas de investigación acerca de la pesca mundial muestran que la mayoría de las poblaciones marinas han sido pescadas hasta el límite, o en están a punto de colapsar.

Ante esto, el pescador comercial Bren Smith convirtió un pedazo de suelo marino del Estrecho de Long Island en una granja oceánica que asegura que no sólo ayudará a salvar los océanos sino que servirá de alimento para el mundo.

En su granja, Smith crece alga marina y mejillones, de manera que recubran el suelo del mar y no lo disminuyan. La Granja Oceánica en 3D (como le llamó él) germina algas sobre cincuenta metros de cuerda ancladas sobre jaulas de almejas y ostiones. Mediante su campaña en Kickstarter, Smith logró recaudar suficiente dinero para hundir diez líneas más de cuerda, y espera que reditúen veintiséis toneladas de alga marina y 60 mil mejillones en cinco meses.

Smith estará publicando los avances en línea, mientras promueve el vegetarianismo marino invitando a chefs del mundo a inventar platillos con alga marina (linguinis, helados, martinis).
“Los pescadores creen que estoy loco. Crecer vegetales marinos y promover el vegetarianismo oceánico suena ridículo para ellos”, dijo Smith. Esperemos que su granja resuene cada vez más en el mundo, y dejemos de arrasar con la valiosa vida que habita en el agua del mar. Las granjas de alga, nutritivas verduras del mar, podrían ser la fuente alimenticia del futuro.

Imagen

Fuente: http://www.ecoosfera.com/