Frutas y Vegetales Super Fashion

rainbow

Artista utiliza frutas y vegetales para completar sus bocetos de moda.
La diseñadora Gretchen Roehrs llena su cuenta de Instagram con ilustraciones de modelos que usan la cosa más caliente en esta temporada: Los vegetales y las frutas.
En su cuaderno de dibujo, Roehrs imagina lo que sería si los vestidos estuvieran hechos de frutas y vegetales , en lugar de tela. Coloca cáscaras de cambur, rebanadas de patilla y hojas de lechuga sobre el lienzo, creando la ilusión de las mujeres modelando con los alimentos.

A juzgar por estos sorprendentes dibujos, supongo que se podría decir que el verde es el nuevo negro.

banana

artichoke

 

brocolichard

cherry

chile

kale+1.jpg

peas

Anuncios

En otras palabras,las plantas no sienten dolor.

veggies

Traducido del blog personal de Gary Francione

Una vez más, nos dicen que no hay realmente diferencia significativa o cualitativa entre plantas y animales. En un artículo titutlado “No Face but Plants Like Life Too”, [“Sin rostro, pero las plantas también gustan de la vida”] Carol Kaesuk Yoon escribe que, aunque ella dejó de comer carne:

«Mi entrada en lo que parecía ser el plano moral superior fue sorprendentemente desagradable. Me sentí asediada no sólo por un deseo extrañamente intenso de pollo, sino también por pesadillas en las que estaba comiendo un magnífico y jugoso bistec –podía saborear perfectamente la deliciosa grasa −, de la que me despertaba presa del pánico, hasta que me daba cuenta de que había sido carnívora sólo en mi imaginación.

Las tentaciones y las pruebas estaban por doquier. La más sorprendente resultó ser la comprensión de que no podía de hecho explicarme a mí misma o nadie más porqué matar un animal era algo peor que matar a las muchas plantas que yo ahora estaba comiendo.»

Ella descubrió que:
«Formular una razón verdaderamente racional para no comer animales, al menos mientras se consume toda clase de otros organismos, era difícil, tal vez incluso imposible.»

Ella dijo:
«A las plantas no parece importarles ser matadas, al menos hasta donde podemos observar. Pero tal vez sea ésa exactamente la dificultad.

A diferencia de una vaca que corre mugiendo, las reacciones de las plantas a un ataque son para nosotros mucho más difíciles de detectar. Pero, de igual manera que un pollo corriendo por alrededor sin su cabeza, el cuerpo de una planta de maíz arrancada del suelo o rebanada en piezas lucha por salvarse a sí mismo, tan vigorosa y tan inútilmente como el pollo, si bien de forma mucho menos obvia para el oído y el ojo humano.»

Lo problemático de este artículo es que está en la sección de Ciencia del New York Times. Pero no hay ciencia aquí.

Primero, no hay ninguna duda de que las plantas están vivas y de que conducen todo tipo de complicados procesos. Pero hay una diferencia crucial entre las plantas y los animales.

Bos_-_Cattle_(cows)

La diferencia entre el animal y la planta implica la sintiencia. Eso es, los no humanos –o al menos aquéllos que explotamos rutinariamente−, son claramente conscientes de percepciones sensitivas. Lo seres sintientes tienen mentes; ellos tienen preferencias, deseos o necesidades. Esto no significa decir que las mentes de los animales son como las mentes de los humanos.

Por ejemplo, las mentes de los humanos, que usan el lenguaje simbólico para navegar por el mundo, pueden ser muy diferentes de las mentes de los murciélagos, que usan la ecolocación para navegar por los suyos. Es difícil saberlo. Pero es irrelevante; el humano y el murciélago, ambos, son sintientes. Ambos son esa clase de seres que tienen intereses; ambos tienen preferencias, deseos, o necesidades. El humano y el murciélago pueden pensar diferente respecto de esos intereses, pero no puede haber una duda seria de que ambos tienen intereses, incluyendo un interés de evitar el dolor y el sufrimiento y un interés en continuar existiendo.

Las plantas son cualitativamente diferentes de los humanos y de los no-humanos sintientes porque las plantas, por cierto, están vivas, pero no son sintientes. Las plantas no tienen intereses. No hay nada que una planta desee, o necesite, o prefiera porque no hay una mente ahí para involucrarse en esas actividades cognitivas. Cuando decimos que una planta “necesita” o “quiere” agua, no estamos haciendo una afirmación respecto al estado mental de la planta, así como tampoco la hacemos cuando decimos que el motor de un auto “necesita” o “quiere” aceite.
Puede ser por mi propio interés que pongo aceite en mi auto. Pero no es por el interés de mi auto; mi auto no tiene ningún interés.

Una planta puede responder a la luz del sol y otros estímulos pero eso no significa que la planta sea sintiente. Si paso una corriente eléctrica a través de un alambre adjunto a una campana, la campana suena. Pero eso no significa que la campana sea sintiente. Las plantas no tienen sistemas nerviosos, receptores de benzodiacepina o cualquiera de las características que identificamos con la sintiencia. Y todo esto tiene base científica.
¿Porqué las plantas desarrollarían la capacidad de sentir cuando no pueden hacer nada en respuesta a un acto que las daña? Si arriman una llama de fuego a una planta, la planta no puede correr; permanece ahí donde está y arde. Si arriman una llama a un perro, el perro hace exactamente lo que ustedes harían –grita preso del dolor y tratar de escapar de la llama−.
La sintiencia es una característica que evolucionó en ciertos seres para hacerlos capaces de sobrevivir escapando de los estímulos nocivos. La sintiencia no serviría a ningún propósito a una planta; las plantas no pueden “escapar.”

Incluso los jainistas, que consideran que las plantas tienen un sentido (el tacto) reconocen que plantas y animales (incluyendo los insectos) son cualitativamente diferentes y prohíben comer animales, pero no prohíben la ingesta de plantas.

Segundo, si Ms. Yoon estuviera realmente preocupada respecto de la explotación de las plantas, entonces ella debería reconocer que al comer productos animales, de hecho está consumiendo más plantas que las que consumiría si estuviera comiendo plantas directamente. Se necesitan muchos kilos de plantas para producir un kilo de carne. Entonces, cuando Ms. Yoon se sienta a comer ese “magnífico y jugoso bistec,” está consumiendo cerca de 5 kilos y medio de plantas.

Por lo tanto, si las plantas importan moralmente y Ms.Yoon se preocupa por la moral, entonces, a menos que vaya a ayunar hasta morir, está moralmente obligada a comer plantas porque comerá menos plantas si consume plantas directamente, y evitará el sufrimiento y muerte de los mamíferos, aves o peces, que son todos claramente sintientes en el modo en que los humanos son sintientes (a pesar de cualquier diferencia cognitiva entre humanos y otros animales).

Ms. Yoon argumenta que podemos dudar de que a algunos animales, tales como las esponjas, carezcan de sensibilidad. Aunque es verdad que siempre hay áreas grises, estoy seguro de que Ms. Yoon no come muchas esponjas. Los animales que rutinariamente consumimos –vacas, pollos, cerdos, peces− todos son, sin ningún cuestionamiento, sintientes.

Entonces, ¿de qué trata este ensayo al final de cuentas?

La respuesta está en el último párrafo, que comienza:
«Mis esfuerzos por renunciar a la carne no duraron más de un par de años.»
Ms. Yoon no quería seguir siendo vegetariana. Ella estaba echando de menos aquel “magnífico y jugoso bistec.” Tenía que decirse a sí misma que no hay realmente ninguna diferencia entre plantas y animales, así que es todo lo mismo, y entonces ella puede comer el bistec con el que estaba soñando. Pero realmente esto no tiene nada que ver con la ciencia.

No hay nada mejor para suscitar una repentina y ferviente preocupación por las plantas que una propuesta a alguien de no comer productos animales o el deseo de retornar a comerlos. Nada.

SENSORES DE DOLOR
sensores de dolor

Crema de zanahoria y jengibre

crema de zanahoriayjengibre2

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla blanca cortada finamente
  • 2 tallos de apio cortados finamente
  • 1 Ajoporro cortado finamente
  • 6 zanahorias peladas y cortadas en rodajas
  • 1 litro de agua
  • ½ taza de leche de soja
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • Sal marina gruesa
  • Pimienta al gusto
  • 2 cucharadas de cebollín picadito

Preparación:
En una olla a fuego mediano, calienta el aceite de oliva y saltea la cebolla, el apio, el ajoporro y la zanahoria, revolviendo constantemente.
Agrega el agua y el jengibre, aumenta el fuego y cocina tapado por 20 minutos, hasta que las zanahorias estén tiernas.
Con una licuadora de inmersión, licúa hasta lograr una consistencia cremosa.
Agrega la leche de soja y cocina a fuego mediano por 3-5 minutos.
Agrega sal y pimenta al gusto.
Sirve y adorna con cebollín.

cremadezanahoriayjengibre4

cremadezanahoriayjengibre3

La zanahoria, propiedades infinitas

IMG_0796(1)

Propiedades de las zanahorias.

Las zanahorias son ricas y crujientes, muy saludables y con una gran cantidad de beneficios para la salud. Son unos tubérculos que contienen beta-carotenos, vitamina A, minerales y antioxidantes.

Las raíces de la zanahoria son pivotantes por lo que se cultiva por todo el mundo. Por lo general la planta de cosecha prematuramente cuando la raíz tiene aproximadamente una pulgada de diámetro, que es cuando está más tierna y jugosa.

Variación de zanahorias.

  • Dependiendo de donde se cultiva, tiene un color o forma diferente
  • En zonas Orientales suelen ser alargadas y planas.
  • En zonas de Asia se cultivan en invierno, y tienen el color del azafrán.
  • En zonas Europeas tienen los extremos redondeados con el cuerpo cilíndrico, y son de color naranja brillante..

Beneficios de la zanahoria.

  • La zanahoria contiene gran cantidad de caroteno que en el hígado se convierte en vitamina A. El caroteno es un anti-oxidante natural muy poderoso que ayuda a proteger al organismo de los radicales libres.
  • Las zanahorias son ricas en caroteno y vitamina A. Los compuestos flavonoides que contienen las zanahorias ayudan a proteger al organismo contra cánceres de piel, de pulmón, y oral.
  • Las zanahorias son ricas en antioxidantes, vitaminas y fibra dietética. Aportan aproximadamente 41 calorías por cada 100 gramos.
  • La zanahoria al contener vitamina A, es muy beneficiosa para la visión, la reproducción, el crecimiento y el desarrollo.
  • Las zanahorias pueden ayudar a luchar contra el cáncer, mediante el poliacetileno falcarinol antioxidante que contienen. Las propiedades de la zanahoria ayudan a destruir las células pre-cancerosas en los tumores.
  • La zanahoria contiene vitamina C, que ayuda a mantener los dientes sanos y las encías saludables. Su propiedad antioxidante protege al cuerpo de enfermedades, y cáncer, por que elimina los radicales libres peligrosos del organismo.
  • La zanahoria contiene ácido fólico, vitamina B-6, tiamina, ácido pantoténico, cobre, calcio potasio, manganeso y fósforo.

Selección de zanahorias para consumir.

  • Las zanahorias las podemos comprar durante todo el año. Se tienen que comprar bien jóvenes, con las raíces tiernas, y de color naranja brillante.
  • Las zanahorias flácidas y suaves con cortes no se deben comprar ya son demasiado maduras y no le aportarán todas las propiedades.
  • Si se exponen al sol durante mucho tiempo, se decoloran y en el extremo superior de la zanahoria aparece una decoloración verdosa debido a la foto-pigmentación. Este tipo de zanahorias pierden el sabor dulce pero mantienen las mismas propiedades.
  • Antes de consumir, se tienen que lavar con abundante agua para eliminar los insecticidas y fungicidas que les echan. Una vez bien lavadas, se cortan las hojas verdes, y se guardan en la nevera donde se mantienen durante dos semanas.

Preparación de las zanahorias para consumir.

  • Lavar las Zanahorias.
  • Recortar los extremos
  • Raspar la piel externa y las raíces peludas pequeñas que salen de ella.
  • Una vez hecho este proceso, ya están listas para comer.
  • Si las prefiere crudas, cuanto más jóvenes sean las zanahorias más crujientes y dulces serán.
  • Si las prefiere en ebullición durante unos minutos, se enriquece el sabor de la zanahoria y mantiene todos los nutrientes.

Consejos y recomendaciones.

  • Las zanahorias crudas y frescas se puede consumir tal cual, o en ensaladas.
  • Las Zanahorias crudas se pueden comer con otras hortalizas tales como, rábanos, remolacha, tomate, etc.
  • El jugo de la zanahoria es muy refrescante y jugosa, se puede mezclar con otras frutas y hacer un jugo de frutas variadas.
  • La papilla de zanahoria es una alternativa muy buena para alimentar a los bebes.
  • La zanahoria cocinada, se pude mezclar con verduras tales como vainitas, patatas, guisantes, etc.
  • La zanahoria también se utiliza para hacer pasteles, tortas, cremas,etc.

Carrot2

Desinfectar Verduras y Frutas

veg

Limpiar no basta… desinfecta la fruta y las verduras

Las frutas y verduras cuando llegan a nuestra casa traen restos de todo tipo, tierra, suciedad, parásitos y restos de pesticidas que debemos eliminar con desinfectantes caseros.

Es necesario desinfectar las frutas y verduras que vamos a comer pero sin pasarnos con el tiempo para que éstas no pierdan todas sus propiedades. Es importante seguir unas reglas muy sencillas para ser lo más higiénicos posible y así evitar infecciones.

Antes de manipular cualquier alimento debemos lavarnos las manos para evitar transmitir más gérmenes a éstos.

Limpiar la fruta o verdura debajo de un chorro de agua fría al menos un par de minutos, frotando bien con la mano o con un cepillo para arrastrar todo lo que pudiera estar pegado.

Después del agua, hay que dejar el alimento en remojo con algún producto para desinfectar, como puede ser:

Vinagre: es un buén producto para desinfectar y eliminar parásitos y bacterias que puedan venir con los alimentos. Hay que diluir un vaso de vinagre por litro de agua.

Bicarbonato de sodio: también es otra opción natural para desinfectar, en este caso basta una cucharada por litro de agua.

Hipoclorito de sodio (Lejía): Este podríamos decir que es el más eficaz pero también hay que tener cuidado porque su principal contenido es el cloro y puede ser perjudicial para la salud. En este caso hay que diluir 5 gotas de lejía por litro de agua.

El tiempo máximo que deben dejarse los alimentos en remojo con cualquiera de los desinfectantes es de 10 minutos.

Pasados los diez minutos, volver a enjuagar bajo el agua fría bastante rato, para eliminar todos los restos de desinfectante, esto quiere decir unos cuatro o cinco minutos.
Ejemplos de cómo deben limpiarse y desinfectar algunas de las verduras más utilizadas y la fruta en general

Fruta

La fruta debe lavarse individualmente bajo el grifo de agua frotando fuertemente, luego sumergirla en el agua con el desinfectante el tiempo recomendado y finalmente acabar eliminando el desinfectante bajo un chorro de agua.

Tomates

Los tomates deben lavarse unos 3 minutos frotando bajo el agua y colocando después en agua unos 5 minutos solamente. Enjuagarlos bien y retirar el pedúnculo únicamente después de toda esta operación.

Papas

En el caso de las papas hay que limpiarlas bien bajo el agua frotando con un cepillo, después se procede a sumergirlas en el agua con el desinfectante los 10 minutos recomendados y después retirar los restos bajo el agua de nuevo.

Verduras

Verdura de hoja verde, en este caso hay que retirar primero las raíces o las hojas que pudieran estar en malas condiciones. Después hay que limpiar bajo el chorro de agua cada hoja, ponerlas en remojo durante 10 minutos y después aclarar con abundante agua antes de cocinarlas.

Setas

El caso de las setas es distinto, porque pueden deteriorarse según cómo las tratemos. Por eso, primero hay que quitarles la tierra arrastrándola con un cuchillo o con un paño limpio. Después hay que limpiar cada una con un paño mojado con vinagre y secar inmediatamente, sin pasarlas por agua.

Cebollas

Las cebollas se limpian de la misma forma que hemos visto con el resto de alimentos, pero el tiempo que deben estar en remojo para desinfectar es de 2 minutos así evitaremos que se humedezcan demasiado.

lettuce

Los espejos medicinales de la naturaleza

Cuídate observando la forma de tu alimento.

La naturaleza habla por medio de la forma, y apela a un sentido que todos los animales tenemos en común: la asociación. Así, cuando a nuestro cuerpo le falta potasio tenemos un súbito antojo por comer plátanos y tomates; cuando le falta energía, recuerda la existencia de los chocolates. De acuerdo a su estado de balance, el cuerpo hace asociaciones entre las cosas que conoce y las cosas que en ese momento necesita. Pero el fenómeno es aún más fascinante. Mucho tienen que ver las formas y colores de lo que comemos con los beneficios específicos que otorga cada alimento; como si el mundo de las frutas y vegetales nos hablara directamente.

La Zanahoria, por ejemplo, se parece a los ojos. La forma del ojo, la pupila, el iris y las líneas dentro del iris se ven muy parecidas. Alimentarnos con zanahorias sana la visión y ayuda a fortalecerla.

        Imagen

Las Nueces, por su parte, semejan al cerebro, y son una de las mejores fuentes de Omega 3, Omega 6 y Omega 9, mismos que son absolutamente necesarios para su buen funcionamiento.

         Imagen

Los tallos del Apio o Celery podrían recordarnos al radio y al cúbito humanos. Son una fuente de calcio indispensable para nuestros huesos.

           Imagen

Los Cambures o Plátanos son como una mano humana. Sobra decir lo que el potasio hace por los huesos y articulaciones, y ninguna parte de nuestro cuerpo tiene más huesos y articulaciones que la mano.

            Imagen

La Papaya o Lechoza, cortada transversalmente, tienen un gran parecido con los intestinos, tanto en el color como en las vellosidades y la forma. Esta, como bien se sabe,  ayuda a limpiar el colon y permite el buen funcionamiento del aparato digestivo.

            Imagen

La estructura de la Guanábana Cimarrona, mejor conocida como “Noni”, es similar a las células y, de hecho, actúa en su beneficio. Se utiliza popularmente como una terapia contra el cáncer.

             Imagen

Las Fresas rebanadas podrían semejar dientes. Y estas no sólo los blanquean al ser frotadas contra ellos, sino que ayudan a mantener la dentadura fuerte y sana. Su color rojo también indica su parte homóloga para la salud de las encías.

             Imagen

Los Cítricos en general se parecen mucho a las glándulas mamarias y es sabido que ayudan a la buena lactancia y fijan el calcio, que es indispensable para el bebé.

              Imagen

La Coliflor, una verdura curativa y protectora

                      Imagen

La procedencia de la Coliflor es antigua, se cultivaba en Oriente próximo hace miles de años, pero no se consumía como alimento, sino que servía como remedio para el dolor de cabeza o la diarrea. Sería hacia el siglo XVI cuando, al llegar a Francia, se empezaría a usar como alimento. Un siglo después la coliflor ya se cultivaba en la mayor parte de Europa, y no sería hasta el siglo XVIII cuando llegaría a España y  a  Ameríca despues del descubrimiento.

El principal componente de la coliflor es el agua. Si a esto le sumamos su bajo contenido en hidratos de carbono, proteínas y grasas, estamos hablando de un alimento de escaso aporte calórico. La coliflor es una buena fuente de fibra, y también de vitaminas y minerales. Destaca la presencia de vitamina B1, B2, B3, B6 y C. En cuanto a su contenido en minerales, la coliflor un alimento rico en potasio, fósforo y ácido fólico. También contiene, en menor cantidad, hierro, magnesio y calcio.

Destaca de la coliflor su alto contenido en folatos, que participan en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Además, en los últimos años se ha descubierto que la coliflor contiene un alto nivel de elementos fitoquímicos, lo que contribuye a prevenir algunas enfermedades degenerativas y estimula el sistema inmunológico, debido a su capacidad antioxidante.

La coliflor resulta beneficiosa en casos de hipertensión, favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo, tiene propiedades laxantes, es idónea en dietas de control de peso, posee acción diurética, es un antioxidante natural, ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, por su contenidos en folatos la coliflor es una verdura a tener en cuenta en la dieta de la mujer embarazada, y además contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en personas que tienen diabetes.

La dieta y la salud de los huesos

           Imagen

En todos los países desarrollados con sus poblaciones envejeciendo, el adelgazamiento de los huesos debido a la pérdida de calcio es un importante problema de salud pública. Con los huesos finos, el riesgo de fractura aumenta. La fractura de cadera es una lesión particularmente devastadora, muchas personas mueren al año de sufrir este tipo de fractura. La osteoporosis y las fracturas de vértebras dan lugar con la edad a las comunes pérdidas de estatura y a la postura inclinada de muchas personas mayores. Tomar medidas para promover la salud de los huesos es importante durante toda la vida para ayudar a la formación de los huesos y reducir la posterior pérdida ósea.

Las recomendaciones dietéticas están centradas casi exclusivamente en aumentar el consumo de calcio. Aumentar el consumo de calcio por sí mismo no está mal, pero en relación con la salud ósea, es un grave error en las políticas públicas de salud darle excesiva preeminencia sobre la reducción de la ingesta de sodio, el aumento de la vitamina K y el potasio, el moderar el consumo de proteína, aumentar la actividad física y una adecuada exposición a la luz solar.
El calcio se pierde del cuerpo a través de la orina, las secreciones intestinales y el sudor. La clave para evitar la pérdida osea es asegurarnos de que el calcio absorbido por los intestinos compense el calcio perdido. De otro modo, el cuerpo tomará calcio de los huesos para mantener el nivel requerido de calcio en la sangre.
Para las personas que siguen las típicas dietas norte-americanas y europeas, la perdida de calcio es, con aproximadamente igual importancia, producida por una alta ingestión de sodio (sal), un consumo alto de proteína y bajo de potasio. Unos cambios realistas en estos tres componentes pueden producir que los requerimientos de calcio varien de 240 mg al día a más de 2000 mg/día.

Los alimentos ideales para la salud de los huesos son aquellos ricos en calcio y que también reduzcan la pérdida del mismo. Vegetales de hoja verde como la col rizada y las berzas son los mejores ejemplos. En contraste, aunque todos los productos lácteos proporcionan calcio, también aumentan las pérdidas de calcio. Los alimentos como la carne, el pescado y los huevos, bajos en calcio pero que producen grandes pérdidas, tienen un efecto muy adverso; los alimentos bajos en calcio que reducen la pérdida, como los pimientos, los plátanos y las naranjas, nos benefician a todos con un modesto aumento.
Para intentar mejorar el equilibrio del calcio, las frutas y las verduras son los mejores alimentos que añadir, ya que son ricos en potasio, lo que reduce las pérdidas de calcio. 100 g de pimientos rojos, de plátanos, de naranjas, de col rizada o de berzas aumentan el calcio retenido alrededor de 40 mg al día – suficiente para revertir el 1% de pérdida ósea al año. Medio litro de leche de vaca puede tener un efecto similar para personas normales, pero sólo la mitad del beneficio para individuos con baja absorción de calcio, quienes están en riesgo de padecer osteoporosis. El queso Cheddar causa pérdida de calcio en individuos con alto riesgo, mientras que el queso cottage produce pérdida de calcio a la mayoría de la gente.
Si la ingesta de proteínas es insuficiente (menos de 0,8 g de proteína por kg de peso corporal), el cuerpo carecerá de los bloques de construcción para el músculo y el hueso, y las hormonas que estimulan el crecimiento muscular y la formación de los huesos se reducirán hasta niveles indeseables, por lo que consumir menos de la cantidad de proteína recomendada con el objetivo de reducir las pérdidas de calcio es una mala elección. Las personas con una ingesta baja en calorias están en riesgo de no obtener suficientes proteínas.
La elección de la fuente de proteína puede marcar una gran diferencia. Una persona que intente aumentar la ingesta de proteína usando carne o pescado perderá 25 mg de calcio de su cuerpo por cada 100 g que coma. En contraste, unos 100 g de judias (peso en seco) tienen aproximadamente un efecto neutro en el equilibrio del calcio al tiempo que nos proveen de la misma cantidad de proteína.

Las comidas alcalinas (típicamente altas en potasio en relación a la proteína) aumentan el pH de la sangre, por lo tanto protegen a los huesos. Las fuentes vegetales de proteína (distintas de los granos y algunas nueces) son normalmente alcalinas, mientras que las fuentes de proteína animal son normalmente ácidas. La leche es aproximadamente neutra, pero el queso es incluso más ácido que la carne o el pescado.
Reducir la ingesta de sal a 5 g al día (la mitad de la media de consumo occidental) reduce las pérdidas de calcio alrededor de 35 mg al día.
Suficiente vitamina D puede mejorar la absorción del calcio de la comida. En contraste, la cafeína reduce la absorción.

Otros factores también ayudan a mantener los huesos fuertes. La vitamina K, de los vegetales de hojas verdes y el brócoli, ayuda a proteger y fortalecer los huesos, en especial en mujeres post-menopáusicas. La vitamina C y el magnesio también ayudan a construir y fortalecer los huesos. Los ácidos grasos omega-3 pueden también tener un efecto beneficioso.
El retinol (vitamina A preformada) ayuda a contrarrestar la pérdida osea. El caroteno vegetal – abundante en zanahorias, vegetales de hoja verde y el pimiento rojo – permite al cuerpo fabricar tanta vitamina A como necesite sin los efectos adversos en la salud ósea.
La actividad física tiene un impacto enorme en fomentar que el cuerpo construya y mantenga unos huesos fuertes, tomando el calcio necesario de la sangre en vez de los huesos.

Recomendaciones sobre salud ósea
Comer muchos vegetales de hoja verde bajos en oxalatos y ricos en calcio
Los productos lácteos no son el alimento ideal para la salud ósea. 100 g de vegetales de hoja verde bajos en oxalatos y ricos en calcio, como la col rizada o las berzas tienen al final tanto beneficio en el equilibrio del calcio como 200 g de leche. Usando productos verdes en vez de blancos también evita los efecto adversos de la grasa láctea en la salud cardiovascular. Los vegetales de hojas verde oscuro protegen y fortalecen los huesos aumentando el pH de la sangre y aportando vitamina K y vitamina C. Son buenas fuentes de carotenos vegetales, lo que aporta los requerimientos de vitamina A del cuerpo de manera segura y natural. Las verduras de hoja verde son también ricas en folatos, que son altamente beneficiosos para la salud en general. Es difícil imaginar un alimento más beneficioso para la salud de los huesos que la col rizada o las berzas.
Algunas verduras como las espinacas, la verdolaga y el ruibarbo son ricas en oxalatos, lo que dificulta la absorción del calcio.

Reducir la ingesta de sodio
Si usas sal, sustitúyela por alguna de las variedades bajas en sodio, como LoSalt, que contienen al menos el doble de potasio que de sodio.
Usa pan bajo en sodio o consume pan de manera moderada, ya que el pan es la mayor fuente de sodio. Algunos panes bajos en sodio, como los panes Warburton’s Healthy, también estan enriquecidos con calcio.
Usa hierbas y especias en vez de sal y pepinillos salados. Hay productos similares respecto al sabor y muy diferentes en niveles de sal.

Tomar al menos 600 mg de calcio al día de alimentos ricos en calcio o suplementos
La col verde y las berzas proveen alrededor de 150 mg de calcio por cada 100 g de peso en crudo.
Las almendras, la algarroba y la melaza proveen, cada una, alrededor de 259 mg de calcio por cada 100 g. Pese a que estos alimentos son demasiado concentrados para tomar en grandes cantidades, pueden ser una contribución útil. También aumentan el pH de la sangre.
El tofu es rico en calcio sólo si se usó calcio para fabricarlo, y algunos tofus están muy salados. El tofu por ello puede tanto aumentar el equilibrio del calcio sustancialmente como disminuirlo. El calcio que tiene el tahine (pasta de sésamo) es también muy variable. Las cantidades de calcio y sodio en estos alimentos deben ser consultados en las etiquetas y no deben darse por sentado: para un beneficio fiable en la salud ósea deben tener al menos tanto calcio como sodio.
Los alimentos enriquecidos en calcio o los suplementos proporcionan una fuente de calcio más práctica. Si la ingesta de fosfato es baja (inusual en veganos), el fosfato cálcico puede ser preferible al carbonato cálcico o al citrato de calcio. El carbonato cálcico debe ser siempre consumido en las comidas. Si la acidez de estómago es baja, debemos usar algo diferente del carbonato.
Tomar entre 600 a 1000 mg de calcio al día de alimentos ricos en calcio, más una pequeña cantidad de otros alimentos, nos aportará una ingesta adecuada de calcio.

Asegurarse una adecuada ingesta de proteínas de alimentos vegetales
Algunas fuentes de proteínas vegetales muy procesadas, como ciertas sojas texturizadas, tienen un efecto adverso en el equilibrio del calcio, debido a la pérdida de minerales beneficiosos y que se añade sodio durante su procesado. Los frutos secos muy salados tambien tienen un efecto adverso. La mayoría de las fuentes de proteína vegetal (frutas, verduras, legumbres y muchos frutos y semillas) tienen un efecto positivo o neutro en el equilibrio del calcio. Los alimentos vegetales integrales son además una fuente excelente de magnesio.
Una taza de leche de soja provee alrededor de 8 g de proteína. La mayoría de las judias secas proveen alrededor de 25 g de proteína por cada 100 g. La harina de trigo tiene más proteína que el arroz y las patatas, y usando nueces y semillas en vez de aceites y grasas aumentaremos la ingesta de proteína. Los frutos secos que contienen muchas grasas monoinsaturadas, como las almendras, las avellanas y los anacardos, son ideales y además propician la salud cardiovascular. Las almendras son las más beneficiosas para la salud de los huesos porque tienen el efecto más positivo en el equilibrio del calcio.

Mantener suficientes reservas de vitamina D
Expón poco tiempo y de manera frecuente la piel al sol cuando el sol está al menos treinta grados sobre el horizonte. En latitudes por encima de unos 50 grados Norte, esto prácticamente no sucede, y las reservas de vitamina D caerán sustancialmente durante este “invierno de vitamina D”. A 30 grados del ecuador no hay invierno de vitamina D. Una exposición al sol de 15 minutos sobra para cargarnos de vitamina D, al tiempo que evitamos quemaduras solares.
En la época del año cuando la exposición al sol no es posible, podemos tanto ir de vacaciones a mitad del invierno a un lugar soleado y exponer frecuentemente la piel al sol, o tomar 10 microgramos de vitamina D2 (ergocalciferol) al día.

Comer muchos vegetales y frutas e incluir ácidos grasos omega-3 en tu dieta
La manera más sencilla para los veganos de conseguir omega-3 es consumir una cucharadita de aceite de linaza al día.

Limitar el consumo de café
Se ha demostrado que la cafeina reduce la absorción del calcio. Tés bajos en cafeina, como el Rooibos, proveen una saludable y rica alternativa.
Conseguir la vitamina A de carotenos vegetales, y no de retinol
Algunos suplementos veganos contienen retinol o componentes derivados – ingredientes que empiezan con “retin”, deben ser evitados. Las buenas fuentes de carotenos vegetales incluyen zanahorias, calabaza, boniato, verduras de hoja verde oscuro, como la col verde, las berzas y espinacas, y los pimientos rojos. 100 g de cualquier combinación de estos alimentos te proporcionan la cantidad requerida de vitamina A de manera sana y natural.

Finalmente no olvides la actividad física
Así como el ejercicio ayuda a construir y mantener los músculos, también ayuda a construir y mantener los huesos.
Tanto como beneficia a los huesos, estas recomendaciones serán beneficiosas para la salud en general. Aumentando la ingesta de potasio y calcio y reduciendo la ingesta de sodio se favorece una presión arterial baja y reduce el riesgo de accidentes cerebrovasculares y enfermedades renales. Aumentar el calcio y la vitamina D parece reducir el riesgo de cáncer de colon y puede también reducir el riesgo de cáncer de mama. Aumentar la vitamina D puede además reducir el riesgo de cáncer de próstata y de enfermedades auto-inmunes. Aumentar el consumo de ácidos grasos omega-3, en especial de fuentes vegetales, está fuertemente asociado a una reducción en el riesgo de ataques al corazón. Los ácidos grasos omega-3 pueden también reducir el riesgo de depresión y esquizofrenia.

El artículo original puede consultarse en la web de la Vegan Society: Diet and Bone Health

           Imagen

Las plantas y los vegetarianos: ¿también sufren las plantas?

Imagen

El sistema nervioso central

Las plantas no tienen sistema nervioso central, ni nada similar a un cerebro. Cuando nos pinchamos un dedo con una espina, esa información es comunicada por el sistema nervioso al cerebro, donde se genera la sensación de dolor. Por ello, sólo los seres con un sistema nervioso central pueden sufrir o sentir placer. Una planta no posee nada similar que le permita sufrir.

La diferencia fundamental a nivel psicológico es que una planta no tiene una “percepción mental” de su vida. Los animales somos conscientes de estar vivos. Experimentamos nuestra vida, sufriendo si nos dañan y disfrutando de nuestra existencia. Huimos de las sensaciones desagradables y evitamos la muerte.

Una planta no percibe su propia existencia. Podemos decir metafóricamente que “no hay nadie ” dentro del tallo de una planta, por lo que no podemos perjudicar a nadie al cortar una hoja. Para decirlo de otra manera: la plantas no son “sujetos de una vida”.

¿Por qué las plantas carecen de sistema nervioso?

La razón de ello es que su estrategia evolutiva de supervivencia es distinta a la de la mayoría de los animales. La capacidad para sentir dolor es una característica seleccionada por la evolución para que los animales podamos huir de posibles peligros. Si acercamos los dedos al fuego sentimos el dolor que nos avisa que si no apartamos con rapidez la mano sufriremos graves quemaduras.

A las plantas, ancladas como están en la tierra, este mecanismo de alarma les sería, no sólo innecesario, sino incluso muy perjudicial (inmaginaos sentir dolor sin poder huir). Su estrategia de supervivencia es completamente distinta y no requiere de capacidad para sufrir.

¿Por qué las plantas es uno de los temas favoritos de los no vegetarianos?

Los vegetarianos tenemos que responder innumerables veces sobre las plantas, pero en muy pocas ocasiones son preguntas sinceras. Para la mayoría el decir “las plantas también sufren” es una forma rápida de justificar su consumo de carne, evitando pensar en serio sobre el tema.

Hay que tener en cuenta que en las conversaciones muchas veces usamos ciertos argumentos que sabemos falsos pero que nos dan ventaja para “llevar razón”. Es facil sospechar que detrás de “las plantas tambien…” no suele haber un interés real sobre el destino de las plantas.

Debemos tener siempre presente que hablar sobre el vegetarianismo con alguien no vegetariano genera muchas emociones. Las personas se suelen sentir atacadas, pues se les sugiere que en cada comida están cometiendo un acto inmoral contra los animales. (Por ello, quizá el peor momento para hablar de estos temas sea la hora de la comida). Sea como fuere, la verdad es que “las plantas” es una salida rápida poco meditada contra el vegetarianismo.

Hay, sin embargo, otras personas con creencias religiosas que dan sinceramente cierta importancia a la vida de las plantas como individuos. Frente a ellos, no nos queda más que respetar su opinión mostrándoles la nuestra y hacerles entender que aunque crean que las plantas sientan, esto no es justificación suficiente para matar a los animales. Es, pese a todo, extraño que alguien se vea fuertemente preocupado por las plantas y al mismo tiempo niege al importancia del vegetarianismo y los derechos de los animales.

¿Odio a los vegetales?

Los vegetarianos no tenemos especial manía a las plantas, simplemente no existe ninguna certeza científica de que estemos perjudicando a alguien cuando las usamos. Si se descubriera que detrás de una planta hay un individuo que teme por su vida, los vegetarianos seríamos los primeros en tenerlo en cuenta para buscar alternativas y evitar así perjudicarlas, como ya hemos hecho con los animales.

                                        Imagen               

                           Imagen

Fuente:http://www.vegetarianismo.net/

Los 10 beneficios del tomate

Los 10 beneficios del tomate:

1- El tomate es una hortaliza de riquísimas propiedades culinarias y para la salud.
2- Constituyen un alimento excelente para aquellos que desean aportar una dieta saluadable.
3- Es muy importante en nuestra alimentación diaria ya que cumple con muchos beneficios:
4- Por su alto contenido de agua, resulta ser diurético.
Cada tomate contiene un 95% de agua.
5-Produce equilibro de células, por ello muchos expertos sostienen que el tomate podría prevenir la formación de ciertos tumores.
6- Aporta a tu cuerpo minerales, vitaminas y energía.
7- Alcaliniza y purifica la sangre.
8- El tomate crudo ayuda a mejorar enfermedades por falta de Vitamina C, como es la tuberculosis pulmonar, la anemia y la constipación.
Es rico en vitaminas C y A pero también aporta vitamina B6 y K.
9-Entre sus propiedades, hay que destacar que es un excelente antioxidante, defensor de las paredes celulares de los tejidos y la piel.
10- Contiene minerales tales como: Fósforo, hierro, calcio, magnesio, manganeso, zinc, cobre, potasio y sodio.

Imagen