Como aprender a aplicar la reanimación cardiopulmonar a tu perro

fLORECITA

De repente tu perro puede dejar de respirar, por un shock o una enfermedad crónica no diagnosticada. Tu le puedes salvar la vida.
Durante un paseo, en tu propia casa, en cualquier lugar… Tu perro puede dejar de respirar. ¿Sabes qué hacer en estos casos?

Como dueños responsables, es prioritario conocer esta información. En determinado momento nos sabemos si nuestro perro sufrió un ataque, tiene alguna enfermedad crónica, que puede llevarlo a un paro cardiorespiratorio. En lugar de alarmarnos, hay que guardar la calma y actuar lo antes posible.
¿Cómo aplicar CPR a mi perro?

Un perro necesita la técnica de reanimación cardiopulmonar (CPR) cuando se encuentra inconsciente, no tiene la posibilidad de moverse o presenta parpadeo constante en los ojos — como en un ataque — y, por supuesto, cuando deja de respirar.

Al aplicarlo debes recordar los tres puntos claves de la reanimación cardiopulmonar en perros: conducto respiratorio, respiración y compresión cardiaca.

Los pasos que cubren estos puntos clave son los siguientes:

1.- Coloca al perro en una superficie plana. Extiende la cabeza hacia atrás para despejar el paso de aire.
2.- Abre el hocico para revisar si existe alguna obstrucción. Saca la lengua y observa; si tiene un objeto, se debe aplicar el método de Heimlich. http://es.wikipedia.org/wiki/Maniobra_de_Heimlich
3.- Coloca tus manos alrededor del hocico, dejando libre sólo la nariz. Sopla aire por las fosas nasales, con 5 o 6 respiros rápidos, depende del tamaño del perro. Si es pequeño, la respiración debe ser corta y ligera; si es grande, debe ser larga y profunda. Continúa aplicando con un rango de una respiración cada 3 segundos o 20 respiraciones por minuto.
4.- Revisa que tenga pulso, usando tu dedo en la parte interior del muslo, justo arriba de la rodilla. Si no sientes el pulso ahí, coloca tus manos en el pecho, justo a la altura de su codo.
5.- Da una compresión en el pecho o masaje cardiaco, colocando las palmas de tus manos en el pecho del perro. En la mayoría de los perros se aplica en la parte más ancha de la caja torácica, con el perro recostado de lado.
* Para perros con pecho profundo y estrecho (B), como los galgos, aplica la presión más cerca de la axila, directo arriba del corazón.
* Para perros fornidos, como el bulldog inglés (c), colócalo con espalda al piso y comprime el esternón, directo arriba del corazón, como a las personas.
* Para perros grandes (A), coloca tus dos manos, una arriba de la otra, justo arriba del corazón en la caja tóraxica.

cpr-figure4.jpg

* Para perros pequeños, incluso para gatos, las compresiones se pueden hacer con una mano al rededor del esternón, cubriendo el corazón o con las dos manos en las costillas.

cpr-figure5.jpg

6.- Mantén el ritmo de la presión y la respiración. Da 30 compresiones rápidas y 2 respiraciones. Después revisa si el perro ha recuperado la consciencia. Si no es el caso, continua las compresiones por ciclos de 100 a 120 compresiones por minuto.

Realiza la reanimación por ciclos de 2 minutos, revisando siempre si el perro ha comenzado a respirar o recuperado la consciencia.

Fuente: http://www.dogheirs.com/

Zoroastro, el gato que se cuela en los cuadros más famosos de la historia

Imagen

La artista rusa Svetlana Petrova siente un afecto especial por el gato que heredó de su madre. El felino se llama Zoroastro, en honor del profeta fundador del mazdeísmo, y es conocido por su peso excepcional. Cierto día Svetlana decidió que la figura de su mascota podría añadir más vida a las obras maestras de la pintura y empezó a pintar réplicas de las obras incluyendo a Zoroastro en la composición.

Entre sus autores preferidos están Velázquez, Goya, Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Rafael, Tiziano, Van Eyck, Rubens, y también varios pintores rusos. Lanzó incluso un sitio web dedicado a sus obras modificadas, http://fatcatart.ru/ 

A continuación le invito a conocer algunas de ellas.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

LOS CHAKRAS ANIMALES

Imagen

LOS CHAKRAS ANIMALES

Los animales tienen:

– 8 chakras Principales
– 21 chakras Menores
– 6 Chakras Capullos

8 CHAKRAS PRINCIPALES, junto con los siete Chakras principales que los animales comparten con los seres humanos. Por colores, rojo (raíz), naranja (Sacro), amarillo (plexo solar), verde (corazón), turquesa (garganta), azul índigo (tercer ojo), corona (violeta) hay otro Chakra principal que es único para los animales. Se le llama el Chakra Braquial o Llave. Este Chakra fue descubierto, de renombre internacional, en todo el mundo, sanador de animales, Margrit Coates (haga clic aquí para visitar el sitio web de Margrit, The Healer Animal http://www.theanimalhealer.com/

CHACKRA BRAQUIAL O LLAVE está situado a ambos lados del cuerpo, en la zona de los hombros. De color negro y considerado el Chakra principal en los animales, Es el centro principal de energía en todos los animales y enlaza directamente con todos los demás Chakras. Es el centro que se refiere a la interacción entre animales y humanos y de cualquier sanación debe comenzar siempre en este Chakra. Los animales que tienen un vínculo fuerte y sano con sus compañeros humanos por lo general tienen un Chakra Braquial vibrante, ya que es el centro donde se forma el vínculo humano-animal y transporte. Dese cuenta con su perro en especial, les encanta una buena frotación en esta área.

El Braquial mayor, o Chakra clave es el Chakra maestro de un animal. Al dar la curación a través de este Chakra le envía energía sanadora a todo el cuerpo.

21 CHACKRAS MENORES, se ubican en todo el cuerpo de función: gobiernan los sistemas sensoriales. El Chakra Menor más importante se encuentra en el puente de la nariz, debajo de los ojos (en la frente o Chakra del tercer ojo – ver diagrama). Los demás Chakras o centros sensoriales se encuentran, en medio de otros lugares, cola y las orejas.

6 CHACKRAS CAPULLO, localizados, uno en la base de cada pie (dos en las aves) y una en la base de las orejas – debajo de la solapa, justo en la apertura de la función: los sentidos, los receptores de energía sutil.

La Imagen muestra las posiciones de los Chakras principales, primarios Chakra Menor (sensorial) y Chakras capullos de un perro. (Ver imagen: http://www.patinkas.co.uk/Chakra_System_of_Animals/a_Dog_Face_Chakras_SML1.jpg

Mientras que los Chakras Capullos y los Chakras Menores son centros de energía más pequeños, pero son tan importantes y ayudan en la función de los Chakras principales.

Ellos son especialmente receptivos a las vibraciones sutiles de energía, por ejemplo, cambios en el clima como una tormenta, o incluso inminente, eventos importantes, cuando la tierra de un terremoto o un huracán. Los Chakras Capullos al encontrarse en los pies a menudo se utilizan para las zonas de origen de la energía en el suelo que son beneficiosos para el animal. Foto que muestra la posición de Chakra Capullos en la pata de un gato: http://www.patinkas.co.uk/Chakra_System_of_Animals/a_Cat_paw_showing_Bud_Chakra.jpg

Como era de esperar, la mayoría de los animales los sentidos o instintos son mucho más afinados y sensibles que los humanos (aunque algunos animales son más desarrollados que otros, como los delfines). Como resultado, los Chakras de los animales suelen ser mucho más brillantes y más grande en comparación con los nuestros. Su sexto sentido fuerte emana desde el centro sensorial primario, uno de los 21 Chakras menores, este se encuentra en el puente de la nariz, por debajo del tercer ojo o Chakra del entrecejo.

Los animales están constantemente absorbiendo, la informática la información sensorial, es mucho más que la de los seres humanos debido a su dependencia de instinto de supervivencia. Aparte de usar los Chakras Capullo en sus pies como se mencionó anteriormente, también pueden verse frotar una parte de su cuerpo contra un árbol, rodando por el suelo o incluso frotándose contra su animal compañero o compañeros humanos para estimular un Chakra.

Un animal que ha sufrido de un trauma físico, mental o emocional, sin embargo, no siempre es capaz de reparar el desequilibrio energético resultante y aquí es donde nos encontramos con signos de enfermedad (mal-estar) presentes. Cada Chakra corresponde a un aspecto, el pensamiento, las emociones, los sentidos, el instinto y así sucesivamente. Mientras que rigen las mismas áreas físicas, los Chakras de los animales, sin embargo, desarrollado o evolucionado de forma ligeramente diferente de los seres humanos. Esto se puede definir con las diferencias entre animales domésticos y salvajes. Por ejemplo, se tiende a encontrar un Chakra del corazón más desarrollado en los animales salvajes (jerarquía de manada fuerte), además de un Chakra Raíz más pronunciado (fuerte sentido de supervivencia). Con un caballo salvaje que se ve una respuesta más fuerte de vuelo (Chakra del Plexo Solar) que en un pura sangre, que es un macho de la raza. Entonces tenemos que la castración de animales domésticos, lo cual afecta en gran medida el sacro (o bazo) Chakra.

EL SISTEMA DE LOS CHAKRAS EN LOS ANIMALES
Los animales, al igual que todos los seres vivos, tienen un sistema de Chakras.

Los Chakras son centros de flujo de energía, que constantemente se comunican entre sí, intercambiando información acerca de la vibración emocional, el estado mental, físico y espiritual del cuerpo. Se puede canalizar la energía de sanación a través de los Chakras para ayudar a su animal de re-equilibrio en todos los niveles.

Este sistema es una red compleja de hilado vórtices de energía, (a menudo llamadas “pétalos” en las tradiciones orientales) que funcionan en todo el cuerpo. La energía Universal (prana, chi, Ki) fluye dentro y fuera de los Chakras, a lo largo del sistema de meridianos, en el aura y, finalmente, en el cuerpo físico. Los flujos de energía de dos maneras; hacia adentro y hacia fuera. Por lo tanto, cada pensamiento, acción y emoción afecta a los Chakras y se refleja en el aura. Del mismo modo, los estímulos externos, tanto positivos como negativos, tienen un efecto sobre los Chakras y dejan su marca en el aura (incluyendo lesiones físicas). Esto es el mismo para los animales y los seres humanos por igual.

Imagen

EN VERANO, MUCHO CUIDADO CON LOS “GOLPES DE CALOR” (‘Heat Stroke’)

Imagen

Los carros o coches pueden convertirse en una verdadera trampa mortal para nuestros animales ya que los “golpes de calor” suceden con más facilidad de lo que creemos. Pero la de los vehiculos no es la única situación en la que un animal puede fallecer a consecuencia del calor.

PRESTA ATENCIÓN A ESTOS CONSEJOS.

¿Qué es el ‘GOLPE DE CALOR’?

Los animales son mucho más sensibles al calor que los humanos, y un día caluroso puede ser muy peligroso para su vida. El llamado “golpe de calor” es una subida de temperatura interna del cuerpo del perro/gato, y puede ser mortal para ellos porque no tienen la misma capacidad humana para regular la temperatura de su cuerpo.

En pocos minutos un perro o un gato pueden morir dentro de un coche. A veces, ni un rescate rápido consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral…

Los perros y gatos no pueden regular su temperatura mediante el sudor, pues carecen de glándulas sudoríparas extendidas por el cuerpo (como en el caso de los humanos). Ellos sólo pueden regular su temperatura mediante los jadeos, el sudor que eliminan por las almohadillas de sus patas o el lamido de su pelo (en el caso de los gatos).

En los días de mucho calor o en los traslados en coche, esta regulación puede no ser suficiente y se presenta el temido “golpe de calor”, que puede resultar mortal, ya que acaba con las reservas de azúcar y sales del cuerpo del perro o gato, así que cuanto mas dure el periodo de calor mas rápido puede ocurrir. El “golpe de calor” puede acabar con nuestro perro o gato en apenas 15 minutos.

SÍNTOMAS:
-Aparecen cuando la temperatura corporal supera los 42º.
-Astenia. Falta o decaimiento considerable de fuerzas.
-Temblores musculares.
-Cianosis: coloración azulada de piel causada por la deficiente oxigenación de la sangre.
-Negativa a moverse.
-Respiración muy rápida o muy costosa.
-Aumento del ritmo cardíaco.
-Alteración del color de las mucosas: encías, mocos de la nariz.
-Alteración en la salivación.
-Tambaleo.

CONSECUENCIAS:
-Pérdida corporal de azúcar y sales.
-Petequias. Pequeñas manchas de sangre en la piel.
-Hemorragia gastrointestinal.
-Insuficiencia hepática.
-Insuficiencia renal.
-Edema cerebral.
-Fallo multiorgánico.

Qué hacer si se da la EMERGENCIA:
-En el desgraciado caso de que tu perro o gato sufra los síntomas de un golpe de calor, puedes aplicar unos primeros auxilios, pero en todo caso siempre deberás llevar a tu perro o gato al médico porque PRECISARÁ DE ATENCIÓN VETERINARIA URGENTE.

PRIMEROS AUXILIOS:
-No se le puede bajar la temperatura de golpe, porque pasaremos a provocarle una hipotermia con los mismos resultados desastrosos. La temperatura debe bajar de forma paulatina y el animal debe rehidratarse y recuperar el azúcar y las sales que ha perdido. Hay que trasladarle de inmediato a una clínica veterinaria y, durante el trayecto, atención a estos consejos:
-Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fria o un pulverizador de agua. NUNCA cubrirlo con toallas húmedas.
-Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas.
-Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.

Si no puede trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria:
-Llevarlo a un sitio fresco.
-Sumergirlo en agua a unos 20º o aplicarle un chorro de agua a esa temperatura, hasta que se normalice la respiración.
-Humedecer (sin envolver ni tapar) prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fría o un pulverizador de agua. NUNCA cubrirlo con toallas húmedas. Si es posible, nos ayudamos con un ventilador.
-Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, en las ingles y las axilas.
-Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber, y sin dejar que beba en exceso.
-Cuando la respiración sea normal, mantenlo sobre una toalla húmeda.
-Trasládalo al veterinario lo antes posible y explícale todo lo que hayas hecho. Es IMPRESCINDIBLE que un veterinario lo tenga bajo control y observación para ver cómo evoluciona, y además el animal necesita medicación para recuperarse. La respiración normal no elimina daños cerebrales y otras secuelas de este fuerte shock, por lo que insistimos en que DEBES LLEVARLO AL VETERINARIO lo antes posible.

Existen además una serie de FACTORES DE RIESGO que aumentan las probabilidades de que un animal sufra un golpe de calor. Por ello, deben vigilarse especialmente los siguientes casos:

Entorno:
-Altas temperaturas en el exterior.
-Temperatura moderada en el exterior después de varios días de calor sofocante.
-Humedad ambiental alta, que dificulta la propia eliminación de vapor de agua del animal.
-Espacio reducido y/o mal ventilado: coche, habitación, patio pequeño, balcón, transportín, bodega de barco, etc.
-Agua: poca cantidad, no fresca o no renovada a menudo.
-Carencia de sombra o sombra muy reducida.
-Suelos de cemento.
-No dejes a un perro atado en el exterior: al riesgo del golpe de calor se añade el riesgo de ahorcamiento intentando llegar a la sombra o a más agua.

Animal:
-Muy joven o muy viejo.
-Enfermo: insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria, stress.
-Braquicéfalo (morro muy chato): Bulldog, Carlino, Gato Persa muy tipado, Boxer, Pequinés, …
-Obesidad: la piel tiene más poder aislante.
-Color de capa: los oscuros absorben más el calor.
-Digestión: NO dar de comer durante el día, sino al atardecer.
-Ejercicio, absolutamente prohibido en horas de más calor.
-Que el animal esté nervioso.

El golpe de calor siempre puede ser evitado, y para ello, es necesario observar los siguientes CUIDADOS con tu amigo de 4 patas:
-Tener siempre disponible agua limpia y fresca.
-Estar en un espacio amplio y bien ventilado.
-Contar con una zona de sombra amplia.
-Darle de comer a primera o última hora del día.
-Sácalo a pasear a primera y última hora del día, y a mediodía lo mínimo para que haga alguna necesidad.
-Evitar que haga ejercicio.
-No le pierdas de vista.
-NO LE DEJES DENTRO DE UN VEHÍCULO APARCADO.
-Si vas de viaje con él y el coche no tiene aire acondicionado, llévate hielo, un par de toallas y agua.
-En las paradas, si ves que va acalorado, moja bien la toalla y deja que se tumbe encima o que al menos ponga las patas (para las almohadillas). Puedes también de vez en cuando frotarle las almohadillas y el puente de la nariz con un cubito de hielo.
-Si tienes jardín, deja que juegue un rato bajo los aspersores o refréscalo con agua si al perro/gato le gusta.
-Suprime la salida de mediodía si vives en una zona sin sombras o en una plaza asfaltada o de cemento, lo que se llaman “plazas duras” que en algunas ciudades están tan de moda.
-Consulta con tu veterinario para darle un suplemento de glucosa o sales minerales.
-Para cachorros o ancianos que estén en el interior, en días de calor sofocante, coloca y ve reponiendo toallas húmedas en las que puedan tumbarse, un recipiente con agua congelada que vaya “refrigerándose” mientras se deshace, y mantén las persianas bajadas y las ventanas abiertas cuando el sol toque allí.

Imagen

En la foto nuestro hermoso Homero 😀 que como le gusta pasear en carro…

Fuente: http://www.justiciaydefensaanimal.es/page9.php