Frutas Tropicales: El Riñón o Anón: nutritivo y medicinal

          Imagen

 El riñón es un árbol ampliamente conocido en Venezuela por el agradable sabor y el valor nutritivo de su fruto. En el oriente del país se le llama anón o anona; y en algunas zonas se le denomina saramuyo o saramoyo.

Pertenece a la familia Annonaceae y su nombre científico es Annona squamosa, que alude a la forma característica del fruto que está recubierto de escamas. Es original de las regiones tropicales de Centro América y las Antillas, y su cultivo se ha extendido a zonas subtropicales de Europa y de América. Tiene una gran importancia comercial en Brasil y en la India.

El riñón es un fruto conocido en casi todo el mundo con una creciente popularidad, especialmente es conocido por su nombre en inglés, “sugar-apple”, y por eso, cada vez se descubren más zonas óptimas para su cultivo. Muchas lenguas poseen un nombre propio para este fruto como en Filipinas donde se le denomina atis; y en Tailandia, noi-na.

Mayoritariamente crece en forma de cultivo, pero en zonas cálidas de América también lo hace en forma silvestre porque el árbol de riñón es poco exigente en cuanto al suelo, ya que crece fácilmente en los arenosos y pedregosos, pobres en humus, con temperaturas altas, desde el nivel del mar hasta más o menos mil metros de altitud. Además, soporta largos períodos de sequía. Durante el verano tropical (de enero a mayo) conviene regarlo cada doce días.

El riñón se multiplica usualmente por semillas que se siembran durante la estación lluviosa de mayo a junio; a los 3 años aproximadamente comienza a producir flores y frutos durante la mayor parte del año. El rendimiento por árbol es de 50 a 100 frutos.

En algunas islas del Caribe han obtenido una variedad de riñón que no presenta semillas y tiene mayor resistencia.

El árbol de riñón mide entre 3 y 6 metros de altura, con copa abierta formada por ramas que crecen en forma irregular; sus hojas son sencillas y alternadas, a veces ligeramente asimétricas, de color verde oscuro en la parte superior y verde azulado en la inferior. Posee flores solitarias y, a veces, agrupadas; y es de madera blanda.

El fruto del riñón es globoso-oviforme de 8 a 12 centímetros de diámetro, de color verde pálido o azulado. Externamente tiene su superficie marcadamente prominente, con una apariencia tuberculada, debido a la presencia de carpelos que son las escamas que tiene el fruto.

La pulpa que es la parte comestible, es blanco-amarillenta, mantecosa, dulce y muy nutritiva, de agradable sabor, similar a la guanábana, pero menos fuerte, con abundantes semillas lisas, de color negro brillante y de forma oblonga. Es una buena fuente de vitamina C, hierro y calorías.
El riñón se cultiva por el valor nutritivo y el agradable sabor de su fruto, que se consume generalmente fresco, pero también se utiliza para preparar bebidas y comidas.
Debido a lo delicado del manejo del fruto que fácilmente desprende sus “escamas”, el consumo casi siempre es local ya que es muy difícil su exportación al extranjero. Dado que su cosecha se suele realizar a mano, en algunas zonas rurales su venta contribuye a la economía familiar
En la medicina popular el fruto verde, las semillas y las hojas se utilizan como insecticidas y vermicidas.

El líquido fermentado preparado con la pulpa de la fruta se emplea en cataplasmas para aliviar las contusiones.

En la Isla de Margarita la decocción de sus flores se usa para combatir el reumatismo mediante baños en la frente.

En Filipinas fabrican un vino con esta fruta.

Como árbol ornamental, el riñón o anón se siembra en jardines particulares y en parques.

                                            Imagen

Anuncios

10 beneficios del Aguacate

 Fruto de mantequilla, mantequilla de la selva, abacate, palta…

Se nombre como se nombre, el aguacate (Persea americana), además de un rico sabor y de ser un alimento muy versátil para su uso culinario, tiene muchas propiedades beneficiosas para nuestra salud.

                                     Imagen

  Diez motivos para que lo incluyas en tu dieta:

1. Ayuda a controlar el colesterol y los triglicéridos.

2. Es beneficioso para la piel y sirve para controlar los eccemas, los granos y la dermatitis.

3. El aceite de este fruto posee propiedades antioxidantes.

4. Estimula la formación de colágeno, indispensable para el mantenimiento de la piel y aliado para combatir el envejecimiento.

5. Ayuda a equilibrar los niveles de azúcar en sangre, por lo que es muy bueno para las personas con diabetes.

6. Por su alto contenido en vitamina D ayuda a la absorción de calcio y fósforo.

7. Es rico en grasa vegetal y en vitaminas A, E, B1, B2, B3, ácidos grasos y proteínas y minerales.

8. Proporciona un efecto protector al músculo cardíaco.

9.  Ayuda en la prevención de la arterioesclerosis.

10. Es un excelente aliado en tratamientos de belleza para la piel y el cabello

                       Imagen   

“Una manzana al día aleja al médico”

Imagen

Propiedades curativas:

Por si fuera poco el agradable sabor y la frescura que proporcionan las manzanas, hay que decir que en general todas sus variedades nos aportan sustancias con propiedades curativas: anticancerígenas, antioxidantes, diuréticas, reguladoras del intestino, del colesterol, de la glucosa, etc. Vamos a ver algunos de los componentes de esta reina de la fruta y cómo actúan en nuestro organismo.

Pectina.

La manzana es muy rica en pectina. La pectina es una fibra soluble que forma parte de la pared celular de las plantas, especialmente en la piel. Este tipo de fibra ayuda a bajar el colesterol en sangre, evita la reabsorción del colesterol intestinal producido por la bilis para la digestión de los alimentos. La fibra soluble forma un gel que atrapa este colesterol que se expulsa sin pasar a la sangre. El hígado que necesita del colesterol para formar los ácidos grasos, lo toma de la sangre lo que produce una disminución del mismo.

Los alimentos ricos en fibra también ayudan a estabilizar los niveles de azúcar por lo que resulta adecuada en la alimentación de los diabéticos. Retarda la absorción de los carbohidratos, lo que ayuda a disminuir las subidas de azúcar en la sangre que pueden tener las personas con diabetes.

La pectina también favorece la eliminación de metales nocivos como plomo, mercurio, cesio y otras sustancias tóxicas que los habitantes de las ciudades inhalan.

Quercetina.

Es un flavonoide, es decir un colorante natural. Es un poderoso antioxidante que neutraliza los radicales libres, unas partículas que oxidan el organismo y predisponen a la aparición de tumores cancerígenos y otro tipo de enfermedades.

Al neutralizar la oxidación, también se consigue evitar el envejecimiento de los tejidos y reducir el colesterol malo o LDL al impedir la oxidación del colesterol bueno o HDL.

Potasio.

El moderado contenido en potasio de la manzana hace que sea una fruta diurética, recomendada para la hipertensión arterial y otras enfermedades asociadas a la retención de líquidos. No obstante el potasio está contraindicado en caso de insuficiencia renal por lo que en ese caso el consumo de manzanas ha de tenerse en cuenta

Vitamina C.

Sin ser demasiado rica en esta y otras vitaminas, la manzana tarda más en perderlas que otros vegetales. La vitamina C refuerza las propiedades de los antioxidantes. Al cocinarla se pierde totalmente.

¿Astringente o laxante?

Las dos cosas. Ayuda a mantener el intestino en buenas condiciones. Si se comen crudas y con piel, especialmente en ayunas, tienen un efecto laxante por su contenido en fibras, azufre y fructosa, pero también la pectina tiene la propiedad de retener agua por eso, en caso de diarrea, hace más lento el tránsito intestinal. Además, después del membrillo es una de las frutas más ricas en taninos, sustancias que tienen la propiedad de secar y desinflamar la mucosa intestinal. Los taninos aparecen cuando se oscurece la pulpa por lo tanto para que sea más eficaz como astringente conviene rayarla.En todo caso ha de comerse poco a poco, masticando bien, si no puede generar flatulencias.

¿Con piel o sin piel?

 La fruta debería comerse siempre con piel, especialmente la manzana porque en su piel es donde hay más fibra soluble y se encuentran la mayor parte de las vitaminas. Ahora bien, lavándola cuidadosamente y siempre que sepamos que procede de cultivo biológico, si no es mejor pelarla porque los efectos nocivos de las sustancias que pueden hallarse en la piel son mayores que el beneficio de comerla íntegra. Hablamos no sólo de pesticidas sino de ceras, abrillantadores o potenciadores del color que les añaden para mejorar su aspecto e incrementar las ventas.

¿Manzana como dentífrico natural?

Existe la creencia de que tomar una manzana a bocados después de la comida limpia los dientes. Hay algo de cierto porque dadas sus propiedades bactericidas limpia la boca de bacterias nocivas, pero no hay que olvidar que también tiene ácidos y azúcares que deterioran la placa, así que no debe sustituir al cepillo de dientes.

Sí es importante comer una manzana con piel a bocados para mantener en forma la musculatura maxilar y fortalecer las encías que con las dietas de comidas muy elaboradas y ricas en azúcares se van debilitando.

                                                 Imagen

Cómo almacenar Frutas y Vegetales para evitar que se pudran.

Limpia muy bien tus vegetales de cualquier cinta o papel pegado; también, sácalos de sus bolsas o redes para que puedan respirar bien.

CÓMO ALMACENAR VEGETALES

Alcachofas – Colocar en un recipiente hermético sellado, con ligera humedad.

Espárragos – Colocarlos en forma holgada en un vaso o recipiente vertical con agua a temperatura ambiente. (Se mantendrá durante una semana fuera de la nevera)

Aguacates – Colocar en una bolsa de papel a temperatura ambiente. Para acelerar su maduración colocar una manzana en la bolsa con ellos.

Arugula/Rúcula– La rúcula así como la lechuga, no deben permanecer húmedas. Remójalas en agua fría y pónlas a secar. Coloca la rúcula en un recipiente abierto, envuélvela con una toalla seca para absorber cualquier humedad extra.

Albahaca – es difícil de almacenar bien. A la albahaca no le gusta el frío, o ser mojada. El mejor método aquí es un recipiente / frasco hermético tapado ligeramente con un pequeño trozo de papel húmedo adentro y dejado afuera en un lugar fresco.

Remolacha – Cortar la parte superior para mantener firme la remolacha (asegúrate de mantener las hojas). Dejando la parte superior en hortalizas de raíz, extrae la humedad de la raíz, lo que les quita sabor y firmeza. Las remolachas se deben lavar bien y mantener dentro de un recipiente abierto con una toalla húmeda en la parte superior.

Hojas de Remolacha– Colocar en un recipiente hermético con un poco de humedad.

Brócoli – colocar en un recipiente abierto en la nevera o envolver en una toalla húmeda antes de colocarlos en el refrigerador.

Brócoli Rabé – se deja en un recipiente abierto en el cajón de verduras del refrigerador, pero usar tan pronto como sea posible.

Col de Bruselas – Si la compras con el tallo dejarlos en ese tallo. Coloca el tallo en la nevera o dejarlo en un lugar frío. Si los compraste sueltos guárdalos en un envase abierto con una toalla húmeda en la parte superior.

Repollo – dejarlo afuera en un lugar fresco está muy bien hasta una semana, sino en el cajón de las verduras del refirgerador. Retira las hojas exteriores si empiezan a marchitarse. El repollo podría comenzar a perder su humedad después de una semana, por lo que, es mejor utilizarlo tan pronto como sea posible.

Zanahorias – cortar las tapas para mantenerlas frescos por más tiempo. Colóclas en un recipiente cerrado, con mucha humedad, ya sea envueltas en una toalla húmeda o mojar con agua fría cada dos días si están almacenados tanto tiempo.

Coliflor – va a durar un buen tiempo en un recipiente cerrado en la nevera, pero dicen que la coliflor tiene el mejor sabor el día en que se compró.

Raíz de Apio – envolver la raíz en una toalla húmeda y colocarla en el cajón de las verduras del refrigerador.

Maíz – dejar sin desgranar en un recipiente abierto si es necesario, pero el maíz es realmente mejor si se come más temprano que tarde para máximo sabor.

Pepino – envuelto en una toalla húmeda en la nevera. Si estás pensando en comerlos en un día o dos después de la compra, deben dejarse en una habitación fresca.

Celerí– dura mejor cuando simplemente se coloca en una taza o recipiente con agua poco profunda y se deja afuera. Si deseas guardarlo en la nevera, como yo, se envuelve en papel de aluminio. Se mantendrá fresco durante semanas.

Berenjena – está bien dejarla en una habitación fresca. No la laves, a la berenjena no le gusta todo resto de humedad alrededor de sus hojas. Para un almacenamiento más prolongado dejarla suelta en el cajón de las verduras del refrigerador.

Habas – colócalas en un envase hermético.

Hinojo – si se utiliza dentro de un par de días después de que se compró, el hinojo se puede dejar afuera, de pie en una taza o tazón con agua (como el apio). Si se quiere mantener más tiempo de sólo unos días, cólocalo en la nevera en un recipiente cerrado con un poco de agua.

Ajo – Conservar en un lugar fresco, oscuro.

Ajo verde – en un recipiente hermético en el refrigerador o dejar afuera por un día o dos está bien, mejor consumirlo antes de secarse.

Vegetales de hoja verde – eliminar cualquier banda, cordón, etc. La mayoría de los vegetales verdes deben mantenerse en un contenedor hermético con un paño húmedo para evitar que se reseque. La Col rizada, coles, acelgas también se conservan bien en una taza de agua afuera o dentro del refrigerador/nevera.

Vainitas o Judías verdes – les gusta la humedad, pero no tanta. Un paño húmedo cubierto sobre un recipiente abierto o cerrado sin apretar está bien.

Tomates verdes – Conservar en un lugar fresco lejos del sol para mantenerlos verdes y utilizar con rapidez o empezarán a tener color.

Hierbas – en un recipiente cerrado en el refrigerador y debe mantenerse hasta una semana. Un poco más podría promover al moho.

Lechuga – manténla humeda en un recipiente hermético en el refrigerador.

Ajoporro o Puerros- dejar en un recipiente abierto en el cajón de las verduras en el refrigerador envuelto en un paño húmedo o afuera en una taza de agua (sólo la parte inferior del tallo debe introducirse en el agua).

Okra /Quimbombó/ Gombo/Bamia – no le gusta la humedad. Así que envolverla en una toalla seca en un recipiente hermético. No se almacena muy bien, mejor comerla rápidamente después de la compra.

Cebolla – Conservar en lugar fresco, oscuro y seco, una buena circulación de aire es bueno, así que no las apiles.

Setas/Champiñones/hongos – Mantén en el refrigerador en su envoltorio original. Si está usando algún tipo, intenta abrir una esquina de la envoltura de plástico y sólo toma lo que necesitas. Luego, cubre con una toalla de papel y cubre con papel plástico. Guárdalos en la parte de atrás en el refrigerador.

Pimientón: Dulce / picoso – Conservar en una bolsa de plástico antes de colocarlo en el cajón de las verduras del refrigerador, o en el refrigerador. Los Pimientos verdes permanecen frescos durante más tiempo que los pimientos rojos o naranjas. Dura 1 – 2 semanas en el refrigerador o hasta 10 meses en el congelador. Para congelar, cortarlo en rodajas y colocar en una bandeja de galletas en el congelador hasta que se congele, luego ponerlo en un recipiente hermético y poner de nuevo en el congelador.

Papas (como ajo y cebolla)- Conservar en lugar fresco, oscuro y seco, como por ejemplo, en una caja en un rincón oscuro de la despensa, una bolsa de papel también funciona bien.

Radicchio – colocar en el refrigerador en un recipiente abierto con un paño húmedo en la parte superior.

Rábanos – quitar las hojas (y almacenar por separado) para que no saquen el exceso de humedad de las raíces y colocarlos en un recipiente abierto en el refrigerador con un paño húmedo colocado en la parte superior.

Ruibarbo – envolver en una toalla húmeda y colocar en un recipiente abierto en el refrigerador.

Guisantes /Chíchros – refrigera en un recipiente abierto.

Espinaca – pónla tan pronto como sea posible en un recipiente abierto en el cajón de las verduras. Las Espinacas aman permanecer frías.

Cebollines – Retire cualquier banda o lazo y coloca en el cajón de las verduras del refrigerador.

Brotes o germinados – Mantenerlos fríos. Colocarlos en el refrigerador tan pronto como sea posible y deben durar de 10 – 14 días.

Calabaza o Auyama – Está bien dejarlas un par de días afuera en un lugar fresco aún después de cortada.

Pimientos dulces – Sólo lavarlos antes que planees comerlos ya que la humedad disminuye el tiempo de almacenamiento. Almacena en un lugar fresco previo a su uso en un par de días, colócalos en el cajón de las verduras si necesitas almacenarlos más tiempo..

Tomates – Nunca refrigerarlos. Dependiendo de la madurez, los tomates pueden permanecer hasta por dos semanas afuera. Para acelerar la maduración colocárlos en una bolsa de papel con una manzana.

Nabos – quitar las hojas (almacenar por separado) igual que rábanos y remolacha, almacenarlos en un recipiente abierto con un paño húmedo.

Calabacín – está bien dejarla un par de días afuera en un lugar fresco aún después de cortado. Envolver en un trapo y refrigerar para más tiempo de almacenamiento.

Imagen

CÓMO ALMACENAR FRUTA

Manzanas – almacena en un lugar fresco por hasta dos semanas. Para un almacenamiento más prolongado en una caja de cartón en el refrigerador.

Albaricoques – en un lugar fresco a temperatura ambiente o en el refrigerador/nevera si están muy maduros.

Cerezas – Conservar en un recipiente hermético. No laves las cerezas hasta que estén listas para comer.

Cambures o Bananas – Pon los plátanos aparte cuando llegues a casa de la tienda. Si los dejas en el tallo, maduran más rápido. Manténlos afuera, o en una canasta con agujeros o aberturas para permitir que el aire circule.

Cítricos – Conservar en un lugar fresco y con buena circulación de aire, nunca en un recipiente hermético.

Dátiles – Dátiles secos quedan bien almacenados afuera, en un recipiente o en la bolsa de papel en que fueron comprados. Dátiles húmedos necesitan un poco de refrigeración si vas a almacenarlos más de una semana , ya sea en bolsa de papel o tela, siempre que sea porosa para mantener la humedad lejos de la piel de los dátiles.

Higos – No le gusta la humedad, así es que no almacenar en recipientes cerrados. Una bolsa de papel funciona para absorber el exceso de humedad, pero un plato funciona mejor en el refrigerador hasta una semana.

Uvas – Asegúrate de seleccionar grupos que estén libres de moho si vas a guardarlas en la nevera. Otro error que cometen las personas cuando las uvas se almacenan es lavarlas antes de almacenarlos. Si bien esto puede limpiarlas y eliminar la suciedad en ellas, el agua tendrá un efecto negativo en las pieles de la uva; haciéndolas más blandas y promoviendo el crecimiento de bacterias en el proceso.

Kiwi – Mantenerlos a temperatura ambiente hasta que maduren, y luego refrigerar. No dejarlos en el refrigerador más de 1 -2 semanas.

Limones y limas – Si vas a utilizarlos dentro de una semana, mantenerlos afuera a temperatura ambiente. Los limones y limas necesitan aire por lo que si se colocan en un recipiente, pueden crecer moho. Trataa de mantenerlos separados o en un tazón aireado. Si no se comen en una semana, puedes guardarlos en el refrigerador y tendrán una duración de un mes. Puedes guardarlos en un recipiente en el refrigerador.

Mangos – Dejar afuera hasta que maduren en 2 – 5 días, a continuación, pasar a la nevera, después, mantener durante 5 – 7 días. Si deseas congelar láva la cáscara y corte en pedazos. Coloca las piezas en una bandeja de horno hasta que se congelen entonces podrás transferir a la bolsa de plástico.

Melones – sin cortar en un lugar fresco y seco, alejado del sol hasta un par de semanas. Los melones cortados deben estar en la nevera, en un recipiente abierto está bien.

Nectarinas – (similares a los albaricoques) está bien almacenar en el refrigerador si están maduras, pero lo mejor es sacar uno o dos días antes de que planee comerlos para que se ablanden a temperatura ambiente.

Melocotones/Duraznos (y casi toda la fruta de hueso) – refrigerar sólo cuando están completamente maduros. Más fruta firme madurará afuera.

Peras – se mantendrán durante un par de semanas en un lugar frío, pero están bien en una bolsa de papel. Para acelerar la maduración poner una manzana con ellas.

Naranjas – permanecen más jugoso si se mantienen a temperatura ambiente. Si es posible pónlas en una cesta. Las cestas son preferibles a otros contenedores, debido a que permiten que el aire circule libremente alrededor de cada pieza de fruta.

Ciruelas – Manténlas a temperatura ambiente hasta que maduren. Una vez que están maduras, guárdalas en el refrigerador hasta por 5 días más.

Granadas – Guardar hasta un mes almacenadas en un lugar frío.

Frambuesas – Lavarlas en una solución de vinagre, con 1 parte de vinagre y 3 partes de agua. Colócalas en un recipiente de plástico adentro del refrigerador con una toalla de papel en el fondo. Vuelve a colocar una toalla de papel seca cuando se humedezca.

Fresas – No les gusta estar mojadas. Están bien en una bolsa de papel en el refrigerador hasta por una semana. Revisa la bolsa para ver la humedad cada dos días.

Patilla o Sandía– Mantén la sandía sin cortar afuera a temperatura ambiente durante un máximo de 7 – 10 días. Una vez cortada la sandía se puede mantener en el refrigerador hasta por dos días.

Imagen

Fuente: http://www.mythirtyspot.com

Beneficios del Mango

Fruta tropical originaria de la India y luego exploradores que pasaron por allí lo llevaron a diferentes partes del mundo estando presente hoy en día en toda Latinoamérica, África y otros países.

El Mango se come verde o maduro, seco o en dulce, picado o entero e incluso se usa para darle sabor a las comidas ya que cuando esta verde se usa como condimento acompañado de curry y encurtidos. Además de comerse como fruta. Las jaleas de mango son riquisimas sobre todo si se hacen con mango verde. Los jugos de mangos son sabrosos sobre todo si se toma a la hora de almorzar

Beneficios del Mango:

  • Por su contenido en Potasio sirve como diurético
  • Tiene Magnesio
  • Un mango maduro aporta la cantidad diaria de vitamina C y 30% de vitamina A.
  • Los fenoles son antioxidantes poderosos, el mango los posee.
  • Es rico en hierro y selenio.
  • Ayuda a una buena digestión
  • Contiene vitamina B, lo que ayuda al buen mantenimiento de la piel, el metabolismo y el sistema nervioso.
  • En la India son usados para mantener una sangre saludable de hecho principalmente para evitar anemias.
  • Cuando el mango esta verde tienen menos azúcar por lo es favorable para las personas que controlan el azúcar.
  • Cuando esta verde se usa como condimento para las comidas ya que éste les proporciona cierta acides.
  • Cuando están maduros se disfrutan como fruta o también haciendo mermelada.
  • De la semilla del mango se extrae una manteca que se emplea en cremas, jabones y otros para el cuerpo que sirven como exfoliantes ya que tiene propiedades emolientes.
  • Pueden usarse para mascarillas por su propiedad de exfoliar
  • Son deliciosos, dulces, no engorda y ricos en nutrientes. No cabe duda que es una de las frutas más sabrosas.

Imagen

El gran Coco

El aceite de coco es el único con el que se debería cocinar, puesto que es el único que no se oxida al calentarlo. El aceite de coco ayuda a perder peso, evitar enfermedades cardiovasculares y problemas de tiroides como el hipotiroidismo tan extendido hoy en día entre las mujeres. El coco es prácticamente el único alimento que contiene ácidos grasos de cadena corta, que al contrario que el resto de las grasas, no necesitan ni enzimas pancreáticas ni bilis para su digestión, por lo que resulta ideal para las personas a las que se le ha extirpado la Vesícula Biliar y tienen dificultades para digerir las grasas, o en general, para personas con problemas digestivos o de hígado. En los hospitales los ácidos grasos de cadena corta se incorporan generalmente a pacientes que requieren una alimentación especial.
El aceite de coco es rico en ácido laúrico de propiedades antivíricas y antibactericidas. La leche materna contiene un 56% de ácido laúrico y es la grasa más predominante.

Los efectos beneficiosos del aceite de Coco Dr Mercola
Extraído del libro del Dr Mercola: Programa para alcanzar la salud óptima (“Total Health Program”)
Traducción de Mónica Gómez Santos

El coco, la “fruta” de la palmera, es un alimento excepcionalmente nutritivo que ofrece muchas ventajas, como ayudarle en la lucha y prevención de enfermedades, incluso ayudarle a perder peso y no volver a recuperarlo. La carne de coco es un alimento particularmente recomendable para las personas de Tipos Metabólico Proteico, por su alto contenido en proteína.
Los isleños siempre han tenido en gran estima al coco por sus propiedades preventivas y curativas de enfermedades, sobre todo porque son ricos en ácido laurico, un probado agente antivírico, antibacteriano y antimicótico. Los cocos contienen niveles altos de grasa saturada que, contrariamente a la creencia popular, es una grasa necesaria para una nutrición óptima. Hay tres tipos diferentes de grasas saturadas, y los cocos contienen el tipo más sano: los ácidos grasos de cadena media que le ayudarán realmente a perder peso mientras incrementan su salud.

Los ácidos grasos de cadena media (MCFA) abundantes en los cocos se digieren más fácilmente, y son utilizados de manera diferente por el cuerpo que las otras grasas. Mientras que otras grasas se almacenan en las células de cuerpo, los MCFA del aceite de coco se envían directamente al hígado, donde se convierte inmediatamente en energía. Tanto es así, que cuando usted come coco y aceite de coco su cuerpo lo utiliza inmediatamente para producir energía en lugar de almacenarla como grasa en el cuerpo.
Gracias a que esta rápida y fácil absorción se aligera la carga de trabajo del páncreas, el hígado y el sistema digestivo y el aceite de coco “acelera” su sistema metabólico. Y puesto que el aceite de coco acelera realmente su metabolismo, su cuerpo quemará más calorías al día, lo que se traduce en pérdida de peso y aumento de energía y vitalidad.

Por otro lado, numerosos estudios han demostrado el efecto contrario en las grasas no saturadas con contenido excesivo en omega-6, como aceites de colza, sésamo, girasol, maíz, y otros aceites vegetales: pueden contribuir al Hipotiroidismo y disminuir su ritmo metabólico. Los cocos tienen un alto contenido en proteínas y bajo en carbohidratos. Son también fuente de ácido fólico, de todos los tipos de vitamina B, y de minerales como calcio, magnesio y potasio.

El arma secreta para controlar tu peso

Los alimentos contienen dos tipos de carbohidratos: digestibles y no digestibles. Los carbohidratos digestibles están formados de almidón y azúcar y aportan calorías. La FIBRA es un carbohidrato no digestible, y por tanto, NO aporta ninguna caloría. La carne del coco está compuesta principalmente por fibra no digestible junto con aceite y agua.
La fibra actúa como una escoba, barriendo las sustancias de deshecho del intestino a través del tracto digestivo facilitando su digestión y el funcionamiento óptimo del sistema digestivo. Dado que la fibra no se digiere, no aporta ninguna caloría a tu dieta

Estudios realizados muestras que unos 14gr adicionales de fibra al día (una cantidad aproximada de un cuarto de taza de harina de coco) se asocia con una disminución del 10% de la ingestión de calorías, resultando en una pérdida de peso en el cuerpo. Estos son algunos de los beneficios de la fibra:

* Facilita el óptimo funcionamiento del corazón y del sistema inmunológico
* Mejora el proceso digestivo
* Facilita una mejor digestión
* Ayuda a la absorción de vitaminas y minerales
* Ayuda a desintoxicar el organismo
* Mantiene el colesterol dentro de niveles saludables.
Fuente:  http://www.dietametabolica.es

Imagen