Evolucionemos!!

Imagen

Qué significa “evolucionar”? Significa hacer una CAMBIO. Es dar un “salto” que implica pasar de un estado a otro, de una situación a otra, de una forma de pensar a otros esquemas de pensamiento, de la teoría a la praxis y la acción concreta…

Anuncios

Veganz. La primera cadena de supermercados veganos.

                             Imagen

Ser vegano es una opción que cada vez adoptan más personas, ya sea por razones ideológicas, religiosas o de salud, pero encontrar productos totalmente libres de componentes animales no siempre es fácil, sobre todo cuando se trata de alimentos elaborados. En Alemania, un país donde existe un número considerable y creciente de veganos se abrió en 2011 el primer supermercado dedicado exclusivamente a productos veganos que en la actualidad se ha convertido en una cadena en continua expansión.

Su fundador, Jan Berdack, se hizo vegano después de sufrir problemas de estres cuando trabajaba en la fábrica de carros Daimler. A raiz de eso, se dió cuenta de lo difícil que era comprar con normalidad productos sin componentes animales e intuyó que había un importante nicho de mercado.

El primer Veganz abrió sus puertas en Prenzlauer Berg uno de los barrios más bohemios y alternativos de Berlín, a día de hoy la cadena cuenta con cinco establecimientos en las principales ciudades alemanas y tiene prevista la apertura de otros dos. También ha iniciado su expansión en el extranjero con la reciente inauguración de una sucursal en Viena y planea abrir tiendas en Londres, Zurich, Milán y Barcelona.

http://www.veganz.de/

                             Imagen

                             Imagen 

 

 

Sopa de Fideos con Tropezones

???????????????????????????????

Ingredientes:

  • Fideos
  • Garbanzos
  • 1 papa
  • 2 tomates
  • 3 ó 4 ajos
  • 1 pimentón rojo y 1 pimentón verde
  • Aceite de oliva
  • Cúrcuma
  • 1 cubito de caldo vegetal
  • Pimentón Español
  • Agua o consome de vegetales
  • Sal

Preparación:

En una cacerola se pone un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente se pone primero los ajos y el pimienton verde y el rojo cortados en pedazos. Se rehogan un poco.

Cuando esté rehogado, se le añade el tomate a trozos y se deja hacer unos minutos. Una vez hecho, se licua con la licuadora y se vuelve a poner en la cacerola, añadiéndole más o menos ½ litro de agua o algo más. Se le pone un poco de sal, la pastilla de caldo vegetal, la cúrcuma y un poco de pimentón dulce.

Cuando vuelva a hervir, se le añade la papa a trozos cuadrados no muy grandes. Cuando la papa esté casi tierna , se le añaden los fideos y los garbanzos ya cocinados y se deja hasta que los fideos estén tiernos.

19 Cosas Que Seguramente No Sabias De Los Animales

Los Animales son una parte muy importante de la vida. Solo con cuidar o estar con ellos nos hace sentir mejor. Pero hay muchas cosas que no sabemos de ellos. 19  cosas que verás a continuacion son completamente desconocido y, al mismo tiempo, extraordinarias.

1. Las vacas tienen mejores amigos.

Imagen

2. Cada año nacen millones de árboles porque las ardillas entierran semillas

Imagen

3. Las mariposas tienen el sentido del gusto también en sus pies.

Imagen

4. Las nutrias marinas se dan la mano cuando duermen para que no se las lleve la corriente.

Imagen

5. La medusa del género Turritopsis Nutricula regenera sus propias células y es casi inmortal

Imagen

6. Las ballenas tienen sus propios ritmos y canciones para los momentos de apareamiento.

Imagen

7. Los pingüinos se declaran a las hembras con canciones únicas y concretas de cada pingüino.

Imagen

8. Los caballitos de mar son monógamos de por vida y viajan en pareja con las colas juntas.

Imagen

9. Los perros macho dejan ganar a las hembras cuando se pelean para así lograr más afección.    Puppys

10. Los monos funcionan por recompensas y cuando a un mono la comunidad no le recompensa como está establecido, el mono se pone triste y enojado.         hecho-animal10

11. Los gusanos se comunican adoptando distintas formas (sobretodo cuando se acurrucan)      hecho-animal11

12. Los elefantes son los animales con más empatía (incluso con otras especies).              hecho-animal12

13. Los peces pueden utilizar objetos marinos como armas y cobijo.   Peces, corales y arecifes-5

14. Los relieves de la nariz de los gatos son tan únicos como nuestras huellas digitales.            hecho-animal14

15. Los delfines tienen nombres propios y se llaman por el nombre cuando se dirigen a los demás.        hecho-animal15

16.Algunos pájaros se pasan la vida volando (excepto en la época de apareamiento y cría). Incluso comen insectos mientras vuelan.        pajaros_volando_2-1024x768

 

17.A los bebés chimpancé les encanta jugar con muñecas.            hecho-animal18

18.Las ratas pueden reír.

Cute black rodent isolated on white background

19.Los quokkas son los animales más felices del planeta.

hecho-animal20

Feliz Día del Padre!! Happy Father’s Day!!

Papa2

A mi papá:

La vida me concedió un deseo sin haberlo pedido,nacer con un padre maravilloso como tu lo fuistes,estas aqui en mi corazón donde siempre viviras!! Te extraño mucho!

No solo el hombre tiene que cuidar de su familia. La naturaleza también le encarga esa difícil tarea a algunas especies. ¡Conócelas aquí!

Imagen

Los monos Callithrix alimentan, transportan y ayudan durante el parto.

Imagen

Los pingüinos emperador renuncian a su alimento para incubar sus huevos. Las hembras ponen los huevos pero son los machos los que los incuban.

Imagen

La rhea americana deposita sus huevos en un nido hecho por los rhea macho. A continuación, este incuba los huevos durante seis semanas y se preocupa de las crías cuando estas salen del nido.

Imagen

Cisne de cuello negro. Las crías están cerca des sus padres cerca de un año y se suben a sus espaldas para mantener así el calor y protegerles durante las primeras semanas de vida.

Imagen

Los Belostomatidae acarrean con los huevos hasta que estos eclosionan. Pueden llegar a cargar con 150 huevos.

Imagen

Los padres de los monos búho llevan a cabo la mayor parte de tareas que sus crías requieren. Estos monos sudamericanos transportan a sus bebés durante su tiempo de lactancia.

Imagen

Los caballitos de mar macho son los que se quedan embarazados. La hembra deposita los huevos fecundados. El macho puede llegar a llevar dos mil huevos durante 10 días.

Imagen

Un Ganga namaqua. Los machos de esta especie tienen un método único para mantener hidratadas a sus crías. Sus plumas están adaptadas para retener el agua, así que estos se empapan su vientre y pueden llegar a cargar 20.

Fotos:National Geographic

Zoroastro, el gato que se cuela en los cuadros más famosos de la historia

Imagen

La artista rusa Svetlana Petrova siente un afecto especial por el gato que heredó de su madre. El felino se llama Zoroastro, en honor del profeta fundador del mazdeísmo, y es conocido por su peso excepcional. Cierto día Svetlana decidió que la figura de su mascota podría añadir más vida a las obras maestras de la pintura y empezó a pintar réplicas de las obras incluyendo a Zoroastro en la composición.

Entre sus autores preferidos están Velázquez, Goya, Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Rafael, Tiziano, Van Eyck, Rubens, y también varios pintores rusos. Lanzó incluso un sitio web dedicado a sus obras modificadas, http://fatcatart.ru/ 

A continuación le invito a conocer algunas de ellas.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Neil Robinson el primer Futbolista Profesional Vegano

                                            Imagen

Neil Robinson (nacido el 20 de abril de 1957 en Walton, Liverpool) es un ex futbolista que jugó en la FA de Inglaterra desde sus 17 años de edad y por 16 temporadas en los equipos Everton FC, Swansea City, Grimsby Town y Darlington FC, hasta que una lesión en la ingle lo alejó por completo de las canchas.

Neil es el primer jugador de fútbol profesional que públicamente se ha declarado vegano, hoy en día es un activista por los derechos animales del Reino Unido y ha declarado que la selección de fúbol de Inglaterra ganaría cómodamente la Copa Mundial si los jugadores asumieran la dieta vegana.

Robinson habla constantemente del veganismo en su portal http://neilrobinsonvegan.com/

                                        Imagen

Fuente:http://www.greatveganathletes.com/

 

Por qué queremos a los perros pero nos comemos a los cerdos

Imagine que unos amigos le invitan a su casa a cenar. El plato principal es un estofado de carne que huele fenomenal y está delicioso. Mientras lo disfruta le pregunta a sus anfitriones por la receta. “Coges un kilo de carne de Golden retriever, marinada desde la noche…”, le contesta su amigo. “¿¿Golden retriever?? “Si usted es como la mayoría de las personas que viven en Occidente, probablemente se sentirá mal ante la idea de estar comiéndose un perro cocinado”. Incluso sentirá asco, “porque los perros no se comen”.

Si sus anfitriones le dicen que es una broma, y que en realidad han servido un estofado de ternera ¿seguiría comiendo? ¿se sentiría mejor? Probablemente sí, porque “si usted es como la mayoría de las personas, cuando se sienta ante un estofado de ternera no ve la imagen del animal del que procede la carne. Sólo ve “comida”, por lo que se centra en el sabor, en el aroma y en la textura”. Así comienza la psicóloga estadounidense Melanie Joy su reflexión sobre por qué nuestra cultura nos permite comer algunos animales sin contemplaciones, mientras nos insta a que consideremos otras especies como mascotas y, como consecuencia de ello, la idea de causarles sufrimiento nos causa malestar.

Una reflexión que resume bien el título de su libro, Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas (Editorial Plaza y Valdés, colección Liber Ánima), publicado en castellano y recoge las investigaciones que la autora realizó durante su tesis doctoral. “Comer animales o no hacerlo es una tema de justicia social”, afirma Melanie Joy.

La decisión de comer carne

Melanie Joy ha acuñado un término, el carnismo, para denominar “el sistema de creencias que nos condiciona a comer unos animales determinados”. Y es que, según sostiene, “en la mayor parte del mundo actual las personas no comen carne porque lo necesitan, sino porque deciden hacerlo. Y las decisiones siempre se derivan de las creencias”.

“El carnismo es un sistema de creencias invisible y el trabajo de Melanie Joy está permitiendo darle visibilidad. Una vez que conocemos este sistema tenemos la libertad de decidir”, explica Javier Moreno, de Igualdad Animal, la organización de defensa de los derechos animales a la que irán destinados los beneficios de la venta de esta obra.

Joy, profesora de psicología y sociología en la Universidad de Massachusetts (Boston, EEUU), es vegana, es decir no consume ningún producto de origen animal (ni alimentos, ni prendas de vestir ni asiste a espectáculos en los que se usen animales). Pero no siempre fue así. Según confiesa, cuando era adolescente disfrutaba comiendo todo tipo de alimentos y era una fanática de la pizza con cuatro tipos de carne y extra de queso. “Como la mayor parte de la gente, me gustaban los animales y no quería que sufrieran aunque yo misma participaba en un sistema que cometía atrocidades y que iba en contra de mis valores. Cuando comía animales dejaba atrás la empatía”, reflexiona.

Allá por 1999, cuando tenía 23 años, se puso enferma tras consumir una hamburguesa en mal estado. Tal fue la indigestión que acabó en el hospital: “A partir de entonces dejé de comer carne, me empezó a dar asco. Poco a poco comencé a interesarme por la información que siempre había estado ahí y supe que hay millones de animales que están sufriendo de manera completamente innecesaria. Me di cuenta de que yo había contribuido al problema y quise ser parte de la solución”, recuerda.

Su transición hacia el veganismo, relata, fue paulatina: “Primero dejé de comer carne, luego huevos y leche…” Hasta que con los años se convirtió en vegana. “No necesitamos carne para sobrevivir, ni siquiera para mantenernos sanos”, asegura Joy, que en su libro pone como ejemplo “a los millones de vegetarianos sanos y longevos que así lo han demostrado” y defiende una dieta varieda y la ingesta de proteínas de origen vegetal para satisfacer las necesidades nutricionales del cuerpo. A sus ojos, beber leche o comer huevos es tan desagradable como para cualquier occidental puede resultar comer carne de perro.

Nada menos que 10.000 millones de animales mueren cada año sólo en EEUU para el consumo humano, una cifra que se doblaría si incluimos las especies animales marinas destinadas a la alimentación. En su obra, Joy también denuncia las duras condiciones de trabajo a la que están sometidos muchos de los trabajadores de explotaciones ganaderas y de la industria cárnica en EEUU, a los que denomina “las otras víctimas del carnismo”.

Durante la investigación que realizó para su tesis doctoral, la psicóloga entrevistó a todo tipo de personas: veganos, vegetarianos, carniceros, personas que trabajaban en la industria de la carne… Todos ellos, afirma, compartían una experiencia parecida sobre la consideración de especies como animales de compañías o aptos para el consumo.

Las tres N: Normal, natural y necesario

“El carnismo nos enseña a no pensar, a no sentir nada hacia estos animales. Comer carne se considera un hecho, no una elección”, asegura. Y este convencimiento, continúa, se ha logrado gracias a un sistema que justifica el consumo de carne a través de la repetición de lo que ella denomina las tres N: comer carne es normal, natural y necesario. Las mismas n que, según denuncia, se han usado a lo largo de la historia para permitir y justificar la esclavitud, el racismo o la dominación masculina. Y es que para Joy “el carnismo es una ideología violenta, un sistema de presión, un mecanismo que distorsiona nuestra relación con los animales”.

“La mayoría de nosotros creemos que comer carne es natural porque el ser humano caza y consume animales desde hace miles de años. Y ciertamente, la carne ha formado parte de nuestra dieta omnívora durante al menos dos millones de años. Pero el infanticidio, el asesinato, la violación y el canibalismo son, como mínimo, tan antiguos como el consumo de carne y, por tanto, podríamos argumentar que también son naturales. Pero no apelamos a la historia de estas conductas para justificarlas”, defiende en su libro.

Naturalmente, en otros países la percepción que tienen sus ciudadanos sobre qué animales son comestibles es distinta a la nuestra y para ellos también sería impensable ingerir algunas de las especies habituales en nuestra dieta. Por ejemplo, la vaca es sagrada en India, mientras que en otros países los insectos se consideran una importante fuente de proteínas y su consumo es habitual. En algunas zona de Asia, como China y Vietnam, muchos ciudadanos comen perros sin miramientos, a pesar de que también allí es frecuente tenerlos como animal de compañía. Como destaca Javier Moreno, “distinguen entre los perros que van a destinarse al consumo humano y los que se consideran mascotas”.

Joy, que lleva tres años viajando por el mundo y explicando en foros internacionales qué es el carnismo, está convencida de que la mayor parte de la gente no es consciente de las terribles condiciones en las que viven los animales destinados a convertirse en alimentos. Por ello, la autora se muestra satisfecha por el descenso del consumo de carne que se ha registrado por primera vez en EEUU, donde cada ciudadano come aproximadamente 100 kilogramos de carne al año. No obstante, en su opinión este descenso no es sólo atribuible a una mayor concienciación sobre el sufrimiento de los animales, sino también a que la gente cada vez es más consciente de los contaminantes que ingiere cuando toman carne: “Suele estar aderezada con hormonas sintéticas, dosis masivas de antibióticos, pesticidas, herbicidas y fungicidas tóxicos”, denuncia en su libro.

La autora confía en que su obra, que ha sido traducida a nueve idiomas, contribuya a que la gente se detenga unos instantes y reflexione sobre por qué comemos algunas especies animales y otras no. Tener información sobre las condiciones en las que viven millones de animales destinados al consumo humano, sostiene, les ayudará a decidir de forma consciente y con libertad: “Sin conciencia no hay elección libre”, afirma. Porque, como dice la cita de Mahatma Gandhi que ha escogido como apertura de su libro, “podemos medir la grandeza y el progreso moral de una nación por el modo en que trata a sus animales”.

Imagen

Fuente:http://www.vegetarianismo.net/