Extrema Crueldad: Peleas de Perros

Imagen

Las peleas de perros son sádicos “concursos” en el que dos perros de razas específicas, acondicionados, y entrenados para luchar  son colocados en un espacio central    ( generalmente pequeño y de arena cerrado por paredes de chapas) para luchar uno contra el otro, para que los espectadores apuesten y se entretengan.

Las peleas duran como promedio casi una hora y a menudo más de dos horas.

Los combates terminan cuando uno de los perros no está dispuesto ni es capaz de continuar luchando.

Las heridas infligidas y recibidas por los perros que toman parte en los combates son con frecuencia severas, y pueden llegar a ser fatales. Los pit bull terriers utilizados en la mayoría de estas peleas se han criado específicamente y han sido entrenados para luchar y son inexorables en sus tentativas para vencer a sus adversarios. Con mandíbulas muy poderosas, ellos son capaces de infligir heridas severas, heridas profundas, perforacionnes, y roturas de huesos.

Los perros utilizados en estos acontecimientos a menudo mueren por la pérdida de sangre, deshidratación, agotamiento, o de horas de infección o aún días después de la pelea. Otros animales a menudo se sacrifican. Algunos dueños entrenan a sus perros para peleas que utilizan animales más pequeños tales como gatos, conejos, o perros pequeños.Estos animales “tentadores” a menudo se consiguen robando mascotas o son obtenidos por avisos en la prensa :”necesito mascota, o adopto cachorro”.

Los perros utilizados para luchar se han criado a través de muchas generaciones para ser peligrosamente agresivos hacia otros animales. La presencia de estos perros en una comunidad aumenta el riesgo de ataques no sólo sobre otros animales sino también en las personas. Los niños son los que están en riesgo especial, porque su pequeño tamaño puede ocasionar que un perro luchador perciba a un niño como otro animal.

Al inicio estos perros eran usados para pelear contra toros, para lograr esto al toro se le arrojaba agua hirviendo en las orejas para hacerlo mas violento, posteriormente se soltaba a él y a los perros, para ver cuanto podían aguantar colgados de alguna parte del toro. Después de que el toro moría, el perro no dejaba la presa (morder), por esto se apostaba cuantas extremidades se le podían amputar al perro.
Posteriormente cuando peleaban contra osos a estos se les cortaban las garras y los dientes, y al perro se le protegía su cuerpo con una especie de armadura.
Ya en otra época, estos perros eran usados para trabajar en las minas, ya que su gran fuerza y pequeño tamaño eran perfectos para jalar carretas.
Las peleas de perros han sido documentadas en la historia de muchas y diferentes culturas, y presume de haber existido desde el comienzo de la domesticación de animales. Muchas razas han sido adiestradas específicamente en fuerza, actitud y aspectos psicológicos que les hacían los mejores perros para la lucha.
Los historiadores especulan que la migración humana a gran escala, el desarrollo del comercio, y los regalos entre las cortes reales de perros valiosos que luchaban facilitaron la extensión de razas de perro luchadoras. En muchas campañas militares se utilizaron perros para la lucha pero también se ofrecían grandes perros como regalos reales.
Los deportes sangrientos que incluyen el enfrentamiento entre animales han ocurrido desde la antigüedad, los más famosos fueron en el Coliseo en Roma durante el Imperio Romano. Durante más de seiscientos años continuaron alcanzando su apogeo en el siglo XVI, los diferentes tipos de animales empleados permitieron el desarrollo de las razas y las formas anatómicas básicas de perros que vemos ahora en la actualidad.
Las peleas de perros han sido populares en muchos países y aún se práctica legal e ilegalmente alrededor de todo el mundo.
Desde el punto de vista del bienestar animal, las peleas de perros son la causa más seria de abuso animal, no sólo por la violencia de la que hacen muestra los animales durante el combate sino también porque los animales pierden frecuentemente la vida.
Algunos estudios han sacado en conclusión que cuanto más sufre el perro, más resistente llega a ser, y por tanto mejor luchador. Esta idea y el tratamiento forzado que sufrían los perros está en claro contraste con los valores públicos que prevalecen en muchas sociedades modernas.
Durante muchos años, incluso después de estar fuera de la ley, las luchas de perro han sido consideradas una actividad aislada dentro del bienestar animal, y mientras fue ignorado, negado, o desatendido por las agencias de la aplicación de la ley. Sin embargo, los autoridades fueron descubriendo que esta cultura clandestina está relacionada directamente con otro tipo de actividades criminales y violentas.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: