Yodo en las dietas veganas

El yodo es vital para el buen funcionamiento de la tiroides, por lo tanto es esencial para la salud. Una deficiencia de yodo durante el embarazo y los primeros años de la infancia puede provocar cretinismo (un retraso mental y un severo deterioro motor). En los adultos una ingesta pobre de yodo (o ingestas muy altas) pueden producir hipotiroidismo. El hipotiroidismo puede manifestarse como niveles bajos de energía, piel seca, con escamas o amarillenta, hormigueo y entumecimiento de las extremidades, aumento de peso, falta de memoria, cambios de personalidad, depresión, anemia, y menstruaciones dolorosas y prolongadas en las mujeres. El bocio, un aumento de la glándula tiroides visible entre la manzana de Adán y la clavícula está a menudo presente. El hipotiroidismo puede también producir sindrome del túnel carpiano y el fenómeno de Raynaud. El hipotiroidismo puede llevar a un aumento considerable de los niveles de colesterol y los niveles de homocisteina, que están implicados en un 10% de los casos de colesterol alto. Corregir el hipotiroidismo puede llevar a una bajada del 30% en los niveles de colesterol y homocisteina.

Una ingesta de yodo inferior a 20 microgramos (mcg) al día es considerada una deficiencia severa., de 20 a 50 mcg/día es considerada una deficiencia moderada y entre 50 y 100 mcg/día una deficiencia media.

Relación entre algunos alimentos y el yodo

Los niveles bajos de zinc multiplican los efectos de una ingesta baja en yodo. Algunos alimentos, por lo demás saludables, contienen bociógenos – sustancias que pueden interferir con la absorción de yodo o la liberación de hormonas de la glándula tiroides. Estos alimentos son sólo preocupantes si la ingesta de yodo es baja. El consumo de crucíferas como el repollo, las coles de Bruselas, el brócoli y la coliflor, aumentan las necesidades de yodo, especialmente si se consumen crudos. La soja, las semillas crudas de lino, la tapioca, los boniatos, las habas, el maíz y el mijo también aumentan las necesidades de yodo.

Riesgos asociados al exceso de yodo

Es importante no consumir yodo de más, pues un relativamente pequeño margen de consumo de yodo es el que aporta de manera fiable el buen funcionamiento de la tiroides (alrededor de 100 a 300 microgramos al día). Alguien que consuma grandes cantidades de sal yodada o de algas puede facilmente sobrepasarlo. El yodo en exceso tiene un complejo efecto destructivo de la tiroides y puede causar tanto hipotiroidismo como hipertiroidismo, en personas susceptibles, así como un aumento del riesgo de padecer cáncer de tiroides. El hipertiroidismo puede también darse, particularmente en personas mayores, debido a una leve deficiencia a largo plazo de yodo, ya que puede causar nódulos adicionales en la tiroides

Consejos sobre el consumo de yodo

La clave para un buen funcionamiento de la tiroides es un consumo adecuado pero no excesivo de yodo. Ingestas de entre 100 a 300 microgramos al día son deseables, aunque ingestas hasta los 500 microgramos al día no son probablemente dañinas. Si se toman suplementos que sean de entre 100 a 150 microgramos al día, para dar una ingesta total de entre 150 a 200 mcg/día. Los suplementos proporcionados por la Vegan Society contienen una media de unos 150 microgramos, así que uno al día provee una cantidad correcta. Muchos suplementos de kombu contienen niveles altos y deben restringirse a dos a la semana.

Obtener yodo mediante el consumo de algas marinas

Si usamos algas marinas como fuente de yodo lo mejor es usar algas que se haya comprobado que tiene un contenido fiable de yodo, como el alga kombu. Consumir más de 100 gramos al año (peso en seco) de muchas algas conlleva un riesgo significativo de enfermedad de la tiroides debido a una ingesta de yodo de unos excesivos 1000 microgramos diarios.

El alga nori es baja en yodo y puede consumirse mucha al día sin preocuparnos por el exceso de yodo. Añadir con frecuencia pequeñas cantidades de algas en polvo o trocitos al cocinar guisos y curris, o como condimento a otros alimentos, es una manera excelente de proveernos de una adecuada cantidad de yodo (si no se toman otros suplementos) y es una práctica saludable para los veganos. 15 gramos de alga kombu guardados en un recipiente adecuado en nuestra cocina nos proporcionarán la cantidad de un año para una persona

 Imagen

Esta información es cortesía de Stephen Walsh. El texto es traducción de Vegetarianismo.net y su original en inglés puede consultarse en este enlace: Iodine and Vegan diets.

Anuncios

Un pensamiento en “Yodo en las dietas veganas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s