La falacia de la expresión “somos omnívoros”

Omnívoro, ra.: Del latín. omnivorus; de omnis, todo y vorare, comer.

El omnivorismo en los humanos no constituye una determinación biológica para el consumo de “carne”, sino una posibilidad de elegir nuestra dieta.

La expresión “omnivorismo” aparece en muchas conversaciones sobre vegetarianismo. Suele pronunciarse con tajante convicción “somos omnívoros, comemos de todo”.

La función de dicho tipo de expresiones es hacer ver que el vegetarianismo supuestamente no es “natural”, que “lo natural” para los humanos es comer “de todo”. Pero, en el sentido más literal, todo, lo que se dice todo, no podemos (o más bien, no debemos) comer. Permítaseme la broma: cristales o sables sólo comen los faquires y desde luego no con el ánimo de aprovechar sus nutrientes.

Ya en serio, lo que se quiere hacer ver diciendo que los humanos somos omnívoros es que supuestamente también necesitamos alimentarnos de productos animales para tener buena salud. Dicha supuesta necesidad vendría dada por nuestra biología. De alguna manera se sugiere que estamos obligados a comer carne para sobrevivir. Sin embargo, esta definición de omnivorismo como determinación biológica a comer carne es simplemente falsa, aunque sólo sea porque niega la existencia de quien escribe estas lineas y de tantos y tantas vegetarianas y veganas que disfrutan de una vida larga y saludable.

Los nutrientes que necesitamos se encuentran en las dietas vegetarianas y veganas bien planteadas.

Por tanto, según los nutricionistas no estamos determinados biológicamente a comer carne o una dieta concreta. Lo que nuestro organismo necesita para su salud son distintos nutrientes y las dietas vegetarianas bien balanceadas aportan a nuestro cuerpo todos los nutrientes. Además las dietas vegetarianas/veganas adecuadas conllevan beneficios para la salud. Esta afirmación ya no se pone en duda por ningún especialista serio.
Omnivorismo: una posibilidad de elegir nuestra dieta

Por otro lado, el sentido en el que sí somos omnívoros es que tenemos la posibilidad de comer gran diversidad de alimentos y elegir entre conseguir los nutrientes de distintas fuentes. Por ello, no es que la vegetariana o el vegano dejen de ser omnívoros, sino que eligen obtener los nutrientes de alimentos respetuosos con los demás animales: frutas, verduras, cereales, legumbres, semillas, hongos, etc.

Prescindir de los productos de origen animal es una posibilidad que nos da (y agradece) nuestra biología. Sin embargo, lo que a nivel biológico es posibilidad nutricional, a nivel ético es nuestra responsabilidad moral.
El pasado como argumento para el consumo de carne

Uno de los argumentos que se suelen dar en contra del vegetarianismo es que nuestros antepasados en determinado momento empezaron a ser cazadores para sobrevivir y que por tanto nosotr@s estamos legitimados a seguir depredando animales.

Es simpático recordar que nuestros inicios como depredadores de animales fueron con seguridad como carroñeros y no como cazadores, lo que le resta cierto romanticismo a esa visión de nuestro pasado. Nadie defiende que debemos vivir de carroña, pues así lo hacían nuestros antepasados. Por tanto, parece que lo importante para saber cómo relacionarnos con los otros animales no es ver qué se hizo en el pasado, sino qué creemos que es lo correcto hacer hoy día.

Las estrategias de supervivencia de nuestros antepasados no determinan nuestras decisiones morales con respecto a los animales hoy. Nuestra sensibilidad ética ha cambiado en muchos aspectos respecto a épocas pasadas. Multitud de prácticas que realizaban nuestros antepasados son consideradas hoy a la luz de la razón como verdaderos crímenes.

La historia de la humanidad nos ha dado la oportunidad de revisar constantemente nuestras creencias sobre lo que está bien y lo que está mal. Nuestra capacidad de aprendizaje ha permitido dicha revisión. Y la paulatina superación del racismo o del sexismo, son dos grandes ejemplos de ello. Este gradual crecimiento del respeto entre l@s human@s, nos ha hecho pensar en que el círculo de consideración moral debe crecer aun más para incluir también a los demás animales. Creemos que ha llegado el momento de empezar a ver a los animales no humanos, no como cosas para nuestro beneficio, sino como compañer@s de planeta a los que respetar. Son individuos que disfrutan de su vida y procuran evitar el sufrimiento en el mismo sentido que lo hacemos nosotr@s. ¿Por qué habríamos de utilizarlos como si fueran objetos?

Debemos, por ello, dar un paso más y trabajar para superar el prejuicio, similar al sexismo y al racismo, que sustenta la explotación animal: el especismo, según el cual la especie de los individuos es motivo suficiente para despreciar sus intereses.

Insistimos en la idea de que lo qué hicieron en el pasado o lo que hacen otr@s en el presente no debe influir en nuestras decisiones éticas. No es legítimo justificar una conducta diciendo “también lo hace el vecino”. Debemos asumir nuestras elecciones morales con sinceridad y justificarlas con argumentos racionales, no apoyándonos en costumbres actuales o en tradiciones.
Conclusión
Si buscamos en la esencia del ser humano, sin duda no encontraremos determinaciones gastronómicas. La etiqueta de “omnívoros” en el sentido de necesidad de comer carne es por ello errónea. Lo que sí podemos afirmar con seguridad es que muchos seres humanos tenemos la capacidad de revisar nuestros hábitos y creencias para mejorarnos y mejorar las relaciones con l@s demás. Es a esa naturaleza libre a la que queremos apelar con estos textos y reflexiones.

Imagen

Fuente: http://www.vegetarianismo.net/

arcoirisuniversal.org

Las 10 semillas más saludables en la tierra

Vienen en todos tamaños diferentes formas y colores.La semilla en sí es una planta embrionaria y el origen de la nutrición. Una planta no escatima esfuerzos para producir cada semilla y llenarla con altas concentraciones de vitaminas, minerales, proteínas, aceites esenciales y enzimas latentes.

Si usted está buscando una merienda de alta calidad, nutritiva y abundante, las semillas son difíciles de superar.

Echemos un vistazo a las diez semillas más sanas de la Tierra y la forma de consumirlas.

Una semilla es la vida. Es un alimento vivo. Es imposible comer una semilla cruda y no derivar nutrición. Muchas semillas son comestibles y la mayoría de las calorías humanas proceden de las semillas, especialmente de las legumbres y frutos secos. Las semillas también ofrecen la mayoría de aceites de cocina, bebidas y muchas especias y algunos importantes aditivos alimentarios. En diferentes semillas, el embrión de la semilla o el endospermo domina y proporciona la mayor parte de los nutrientes.
Las proteínas en almacenamiento del embrión y el endospermo se diferencian en su contenido de aminoácidos y propiedades físicas.
Cómo comer las semillas
Sólo hay una manera de obtener los nutrientes de las semillas y es comerlas crudas.
Una vez que son expuestas al calor, producen sustancias tóxicas y las vitamina, minerales y perfiles de aceites esenciales se desnaturalizan. Al asar una semilla, su clasificación se mueve de un alimento vivo a un alimento muerto.
No hay semilla en la tierra que pueda soportar ser asada o calentada sin romper sus componentes nutricionales. Recuerde siempre, coma las semillas en su forma natural… cómalas crudas.
Esto también significa que pueden ser remojadas, molidas o en puré (es decir, tahini), especialmente si la cáscara o capa de una semilla es demasiado difícil de penetrar con los dientes.
Elija semillas crudas y sin sal
Evite semillas recubiertas o tostadas
Evite las semillas recubiertas de azúcar

SEMILLAS DE CHÍA
Tamaño de la porción = 1 cucharada
Considere estos hechos sobre las semillas de Chia:

  •  2,5 veces más proteína que los frijoles
  •  3 veces la fuerza antioxidante de los arándanos
  •  3 veces más hierro que las espinacas
  •  6 veces más calcio que la leche
  • 7 veces más vitamina C que las naranjas
  •  8 veces más omega-3 que el salmón
  •  10 veces más fibra que el arroz
  •   15 veces más magnesio que el brócoli

Las semillas son muy ricas en vitaminas y minerales, son una excelente fuente de fibra, proteínas y antioxidantes, y son la fuente vegetal más rica de ácidos grasos omega-3.

El consumo de las semillas de chía podría ayudar a reducir el dolor en las articulaciones, ayuda a perder peso, emite un impulso de energía y protege contra enfermedades graves como la diabetes y enfermedades del corazón.
Las semillas son libres de gluten, lo que también hace un llamamiento a las personas con enfermedad celíaca o una aversión al gluten.
Los principales beneficios de las semillas de chía son de largo alcance y en cuanto a los súper alimentos, este es sin duda uno de los diez primeros.

           Imagen

SEMILLAS DEL CÁÑAMO
Tamaño de la porción = 1 cucharada
Más personas están descubriendo los beneficios nutricionales de la semilla de cáñamo, nueces y aceite. El cáñamo contiene:

  • Los 20 aminoácidos, incluyendo los 9 aminoácidos esenciales (AAE) que nuestro cuerpo no puede producir.
  • Un alto porcentaje de valor proteico de las proteínas simples que fortalecen la inmunidad y defienden de las toxinas.
  • Comer semillas de cáñamo en cualquier forma podría ayudar, si no es que curar a las personas que sufren de enfermedades de inmunodeficiencia. Esta conclusión es apoyada por el hecho de que las semillas de cáñamo han sido utilizadas para tratar las deficiencias nutricionales causadas por la tuberculosis, una severa enfermedad nutricional de bloqueo que hace que el cuerpo se atrofie.
  • Mayor fuente botánica de la naturaleza del ácido graso esencial, con más ácidos grasos esenciales que la lizaza o cualquier otro aceite de nuez o semilla.
  •  Una relación ideal de 3:1 de omega-6 linoleico y ácido Omega-3 ácido linolénico – para la salud cardiovascular y el fortalecimiento general del sistema inmune.
  •  Una fuente superior de proteína vegetariana considerada fácilmente digerible.
  • Una fuente rica de fitonutrientes, el elemento protector de la enfermedad de las plantas con los beneficios protectores de la inmunidad, sangre, tejidos, células, piel, órganos y mitocondrias.
  •  La fuente más rica conocida de ácidos grasos poliinsaturados esenciales.

Según la industria de los cultivadores de cáñamo, el cáñamo industrial producido para alimento, combustible y fibras naturales no contiene prácticamente ningún THC (menos de 0.3%).
De hecho, cuando el cáñamo se transforma en aceite de semillas de cáñamo y leche de semillas de cáñamo, por ejemplo, se reduce aún más la cantidad de minutos de THC en el cáñamo. Y, sin embargo, todavía hay un estigma debido a la idea desde hace mucho tiempo que el cáñamo y la marihuana son una misma cosa.
El cáñamo es en realidad clasificado con la marihuana como parte de la Ley de Sustancias Controladas de 1970 y por tanto es ilegal cultivarlo en los Estados Unidos.

       Imagen

SEMILLAS DE GRANADA
Tamaño de la porción = 1/2 taza
Las granadas son una fuente rica de antioxidantes. Por lo tanto, ayudan a proteger las células del cuerpo contra los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro.
En palabras simples, el jugo de granada bombea el nivel de oxígeno en la sangre. Los antioxidantes combaten los radicales libres y previenen los coágulos de sangre. Esto a la larga ayuda a que la sangre fluya libremente en su cuerpo, a su vez mejorando los niveles de oxígeno en la sangre.
Las granadas son especialmente ricas en polifenoles, una forma de antioxidante que ayuda a reducir el riesgo de cáncer y enfermedades del corazón. De hecho, el jugo de la granada, que contiene taninos, antocianinas y ácido elágico, que son impulsores de la salud, tiene mayor actividad antioxidante que el té verde y el vino tinto.
La granada, con sus semillas comestibles dentro de jugosos sacos, es rico en vitamina C y potasio, y es bajo en calorías (80 por porción, que es algo menos de un tercio de una fruta mediana), y una buena fuente de fibra.
Las propiedades antioxidantes de la granada previenen la baja densidad del colesterol unido a lipoproteínas de la oxidación.
En esencia, esto significa que las granadas previenen el endurecimiento de las paredes de las arterias con exceso de grasa, dejando libre las arterias de grasa bombeándolas con antioxidantes. Los beneficios de salud de la granada corren profundo en los huesos, y pueden reducir el daño en el cartílago para los afectados por la artritis .
Esta fruta tiene la capacidad de disminuir la inflamación y combate las enzimas que destruyen el cartílago.

                                           Imagen

 SEMILLAS DE LINO
Tamaño de la porción = 1-2 cucharaditas (básico)
La fibra dietética a partir de semillas de lino suprime incrementos en los niveles de lípidos en sangre después de una comida y modulan el apetito.
Investigadores de la Universidad de Copenhague señalan que las fibras de lino suprimen el apetito y ayudan a perder peso ayuda. La linaza se cultiva desde hace siglos y ha sido celebrada por su utilidad en todo el mundo. Hipócrates escribió acerca del uso de la linaza para el alivio de dolores abdominales, y el emperador francés Carlomagno favoreció tanto la semilla de lino que aprobó leyes que requieren su consumo.
Los principales beneficios para la salud de las semillas de lino son debido a su rico contenido de ácido alfa linolénico (ALA), fibra dietética y lignanos.
El ácido graso esencial ALA es un potente anti-inflamatorio, disminuyendo la producción de agentes que promueven la inflamación y disminuyen los niveles sanguíneos de la proteína C reactiva (PCR), un bio-marcador de la inflamación. A través de las acciones de la ALA y los lignanos, las semillas de linaza han demostrado que bloquean el crecimiento tumoral en animales y puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer en seres humanos.
Los lignanos son Fitoestrógenos, compuestos vegetales que tienen efectos similares al estrógeno y propiedades antioxidantes.  Los fitoestrógenos ayudan a estabilizar los niveles hormonales, lo que reduce los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia, y que podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama y de próstata.
La fibra de la linaza promueve la función intestinal saludable. Una cucharada de semillas de linaza entera contiene tanta fibra como la mitad de una taza de salvado de avena cocida. Fibras solubles de lino pueden reducir los niveles de colesterol en sangre, lo que ayuda a reducir el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.
Las semillas de linaza molida proporcionan más beneficios nutricionales que la semilla entera. Moler las semillas en casa usando un molinillo de café o una licuadora, y añadirlas a los cereales, productos de panadería y batidos.

                                  Imagen

SEMILLAS DE CALABAZA
Tamaño de la porción = 1/2 taza
Ellos son la única semilla que forma lo alcalino en este mundo de dietas altamente ácidas.
Agregue semillas de calabaza a su lista de alimentos ricos en proteínas. 100 gramos de semillas sobre una base diaria proporcionan un 54 por ciento de las necesidades diarias en términos de proteína.
La mayoría de nosotros ingerimos pastillas para reponer la deficiencia de vitamina de complejo-B, trate la próxima vez con semillas de calabaza.
Las semillas de calabaza son una buena fuente de vitamina B como:

  •  tiamina
  • riboflavina
  • niacina
  • ácido pantoténico
  • vitamina B-6
  • folatos

Para aquellos que están de bajo ánimo, las semillas de calabaza pueden ayudar a luchar a través de la depresión. El componente químico L-triptófano es el ingrediente secreto para mejorar su estado de ánimo.
¿Sabía usted que las semillas de calabaza se pueden prevenir los cálculos renales? Los estudios sugieren que las semillas de calabaza pueden ayudar a prevenir ciertas formaciones de cálculos renales, como cálculos renales de oxalato de calcio.  Las semillas de calabaza incluso mantienen el secreto en la lucha contra los parásitos, especialmente la solitaria.

          Imagen

SEMILLAS DE ALBARICOQUE
Tamaño de la porción = 1/4 taza
Los huesos de albaricoque son, al igual que la mayoría de los frutos secos y las semillas, muy nutritivas. Entre los nutrientes que contienen está uno llamadoamigdalina, que también se conoce como vitamina B17. Este ataca a las células cancerosas, y por lo tanto puede ayudar a prevenir que estalle el cáncer en nuestros cuerpos.
La amigdalina (vitamina B17) está contenida en cientos de alimentos, pero los que son particularmente ricos en amigdalina han desaparecido en gran parte de nuestra dieta occidental.
La gente en todo el mundo que todavía come una dieta tradicional, han demostrado ser en gran parte libres de cáncer. Estas dietas son ricas en alimentos que contienen amigdalina.
Además de los huesos de albaricoque, los ejemplos de otros alimentos ricos amigdalina son las almendras amargas (la amigdalina tiene un sabor amargo – las almendras dulces no lo contienen, y los huesos de albaricoque que no son amargos no lo contienen).
Otros alimentos que contienen amigdalina son las pepitas de manzana, las semillas de uva, el mijo, las habas, la mayoría de las bayas, la yuca y muchas otras semillas, frijoles, legumbres y granos – pero no los que han sido muy hibridados.

         Imagen

SEMILLAS DE SESAMO
Tamaño de la porción = 1/4 taza
Las semillas de sésamo podría ser el más antiguo condimento conocido por el hombre. Son muy apreciadas por su aceite, que es excepcionalmente resistente a la rancidez.
No sólo son las semillas de sésamo una muy buena fuente de manganeso y cobre, pero también son una buena fuente de calcio, magnesio, hierro, fósforo, vitamina B1, zinc y fibra dietética. Además de estos importantes nutrientes, las semillas de sésamo contienen dos sustancias únicas: sesamina y sesamolina.
Ambas sustancias pertenecen a un grupo de fibras beneficiosas especiales llamadas lignanos, y se ha demostrado que tienen un efecto reductor del colesterol en los seres humanos, y para prevenir la presión arterial alta y aumentar el suministro de vitamina E en animales.
La sesamina también se ha encontrado que protege el hígado del daño oxidativo.                                        Imagen

SEMILLAS DE GIRASOL
Tamaño de la porción = 1/4 taza
Las semillas de girasol son una excelente fuente de vitamina E, principal antioxidante liposoluble del cuerpo.
La vitamina E viaja por todo el cuerpo neutralizando los radicales libres que de otro modo dañan estructuras que contienen grasa y moléculas, tales como las membranas celulares, las células del cerebro, y el colesterol.
Las semillas de sésamo tienen uno de los más altos contenidos de fitosteroles en las semillas. Los fitosteroles son compuestos que se encuentran en las plantas que tienen una estructura química muy similar a la del colesterol, y cuando está presente en la dieta, en cantidades suficientes, se cree que reduce los niveles sanguíneos de colesterol, aumentando la respuesta inmune y disminuyendo el riesgo de ciertos tipos de cáncer.  Las semillas de girasol son una buena fuente de magnesio.
Numerosos estudios han demostrado que el magnesio ayuda a reducir la gravedad del asma, a disminuir la presión arterial alta, y prevenir dolores de cabeza de migraña, así como reducir el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral.

Imagen

SEMILLAS DE COMINO
Tamaño de la porción = 1 cucharada
El comino es una semilla que ha sido utilizada desde la antigüedad. Esta hierba tradicional es conocida por sus beneficios para la salud y los usos medicinales por cientos de años.
El comino es útil para los trastornos digestivos e incluso como un antiséptico. Las propias semillas son ricas en hierro y ayudan a aumentar la energía del hígado.
El comino también ayuda a aliviar los síntomas del resfriado común. Si usted tiene un dolor de garganta, trate de añadir un poco de jengibre seco al agua de comino, para ayudar a calmarlo.
El jugo de comino es un gran tónico para el cuerpo, incluso si usted no tiene una enfermedad específica. Se dice que aumenta el calor en el cuerpo haciendo así más eficiente el metabolismo. También se considera un potente  hierba para los riñones y el hígado, que puede ayudar a estimular el sistema inmunológico .
                                            Imagen

SEMILLAS DE UVA

Tamaño de la porción = 1-2 cucharadas
Las semillas de uva tienen una gran concentración de,

  •  vitamina E
  • flavonoides
  • ácidolinoleico
  • polifenoles

El extracto de semilla de uva puede prevenir las enfermedades del corazón como presión arterial alta y colesterol alto.
Al limitar la oxidación de lípidos, los compuestos fenólicos en las semillas de uva pueden reducir el riesgo de enfermedades del corazón, tales como la inhibición de la agregación plaquetaria y reducir la inflamación.
Las semillas de uva pueden incluso reducir la infectividad de sustitutos del Norovirus de acuerdo con una investigación publicada en Applied and Environmental Microbiology.

            Imagen

Fuente: http://www.creadess.org/

EDUCANDO EN LA EMPATÍA

Los niños son muy sensibles y curiosos respecto al mundo que les rodea. En esa fase de crecimiento y formación de la persona, es sumamente importante que los niños aprendan a valorar y a respetar la vida de otros seres que no son inferiores por ser distintos. Son individuos que tienen su lugar y su papel en este planeta que compartimos.

Educar en la empatía supone que el niño crezca sano, equilibrado y respetuoso hacia su entorno y los individuos con los que se encontrará a lo largo de su vida. No permitamos que los niños crezcan viendo a los demás animales como objetos que están a su servicio para utilizarlos. Cosificar a los animales (percibiles como cosas) es un error con nefastas consecuencias tanto para el humano como para el resto de animales víctimas de ese prejuicio. Los animales somos seres vivos con necesidades y con intereses que deben ser respetados y así es como debe ser entendido por los niños.

Exponer a los menores a la violencia y a la crueldad hacia los animales hace que se insensibilicen y puedan acabar reproduciendo patrones de comportamiento violento no sólo hacia otros animales no humanos, sino hacia cualquier otro ser con mermada capacidad de defensa o escapatoria. La violencia es una escalada que debe evitarse lo antes posible y en nuestra mano está hacer de las generaciones venideras, seres respetuosos y afables con la vida y con nuestros compañeros en la Tierra.

En las fotos,mis hijos cuando eran pequeñitos 😉 con nuestros perros Mousse y Tom 🙂
Imagen

Imagen

Fuente : http://www.justiciaydefensaanimal.es/page8.php

Para leer: Los Diez Mandamientos para compartir el planeta con los animales que amamos

Título: Los Diez Mandamientos para compartir el planeta con los animales que amamos
Autores: Jane Goodall y Marc Bekoff
Editorial: Paidós

Dos científicos expertos en el estudio del comportamiento animal,  la primatóloga Jane Goodall y el etólogo Marc Bekoff, nos proponen diez mandamientos que debemos cumplir si verdaderamente estamos preocupados por nuestro planeta.

Su punto de partida es una perspectiva espiritual sobre las relaciones entre humanos y animales. Y ello les lleva a defender, de modo apasionado y persuasivo, que, si aplicamos esos mandamientos en nuestra vida cotidiana, la Tierra y todos sus habitantes podrán vivir en completa armonía. El libro desarrolla la idea de que nuestra obligación es vivir en estrecho contacto con los animales –puesto que los humanos formamos parte del reino animal– y nos dice que debemos aprender a conocerlos y entenderlos para poder protegerlos y evitar su extinción. El tema central de los mandamientos es la importancia y el valor que tiene cualquier animal como individuo, con su propia personalidad e idiosincrasia, algo sobre lo que ambos autores vienen escribiendo desde hace años.

La conclusión es que se trata de diez mandamientos simples y a la vez profundos, pues, además de ayudarnos a reflexionar sobre nuestra forma de vivir en el planeta y mostrarnos cuáles son nuestras responsabilidades como “gestores” del mundo natural, nos enseñan algo todavía más importante: cómo respetar cualquier forma de vida.
Imagen

Consejos para maximizar nutrientes mientras se cocinan las verduras

Consejos para maximizar nutrientes:

1.- Cortar las verduras en trozos grandes. Cuando son picadas finamente, las verduras tendrán más superficies expuestas al aire, que puede borrar las vitaminas y minerales.

2.- Guarda el pelador. Cuando se pelan las manzanas y pepinos, su contenido de antioxidantes disminuye en un 33% a 66%.

3.- Toma un descanso después de cortar verduras. Después de cortar la col rizada, coles de Bruselas, o coliflor, esperar unos 10 minutos antes de cocinar o comer. Algunos estudios muestran que el tiempo aumenta la activación de ciertos nutrientes en los vegetales.

4.- Deja respirar los alimentos que son fuertes de olor. Ajos, cebollas y puerros pueden drenar rápidamente muchos de sus beneficios nutricionales cuando se cocinan. Para maximizar la disponibilidad de nutrientes, cuando cortes el ajo, las cebollas y los puerros déjalos reposar durante unos 10 minutos antes de manipularlos o cocinarlos de manera apropiada, dando tiempo para que algunos nutrientes puedan ser liberados.

5.- Dáles vapor. La mayoría de los vegetales resisten bien cuando se les da un buen vapor. Este método de cocción rápido, aumenta el potencial antioxidante de la zanahoria en casi un 300%, mientras que el repollo consigue un impulso de más de 400 %.

6.- Y que sea rápido al vapor. Las grandes potencias nutricionales de algunas verduras pueden ser de corta duración cuando se cocinan. Es por eso que los tiempos de cocción cortos son cruciales en la preparación de verduras mega llenos de vitaminas como el brócoli, acelgas, judías verdes, col rizada, coles de Bruselas y coliflor.

7.- Plancha tus vegetales. Arroja a la plancha (un sartén plano de metal) sin aceite de cocina, las verduras pueden retener más de sus antioxidantes.

8.- Dá a los guisantes una oportunidad. Los guisantes verdes, junto con la coliflor y calabacín pueden drenar la mayor parte de su potencial de nutrientes cuando se hierven. Cocer al vapor sería una mejor opción si deseas beneficiarte de la vitamina C, fibra y folato que brotan de estas verduras abundantes.

9.- Que las verduras muestren sus verdaderos colores. Cocinadas en la justa manera, las verduras de tonos brillantes como pimientos, espinacas o tomates serán cada vez más profundos y de colores vivos. Dejar cociendo demasiado tiempo, te darás cuenta que las verduras de color vibrante se ponen pálidas y sin color. Menos color por lo general significa menos potencial nutricional.

10.- ¿Pierden nutrientes si se congelan? Si son cocinados apropiadamente (hervidos o al vapor) antes de congelarlos, las frutas y verduras duran alrededor de 8 a 12 meses. Sin embargo, muchas ensaladas no se sostienen bien allí. Una vez descongelados, el repollo, la lechuga, pepinos, apio, rábano, escarola, berros y cambian su color – un indicio de que también han sido drenados algunos nutrientes.

No olvides que comer las frutas y verduras de manera cruda es la mejor forma para aprovechar sus nutrientes, sin embargo, aquí se enlistan algunos tips para aprovecharlos mejor si decides cocinarlos. En general, cuanto más exponemos a los alimentos al calor y el agua, se pierden más nutrientes, especialmente las vitaminas hidrosolubles como las vitaminas B y C. Sin embargo, no todos los alimentos reaccionan de la misma manera a los diferentes métodos de cocción.

                                                     Imagen

 

Fuente: www.unavidalucida.com.ar.

Smoothie de manzana

Ingredientes:

  • 2 manzanas, peladas y sin el núcleo.
  • 2 pequeñas o 1 pera grande, pelada y sin el núcleo.
  • 1/2 taza de jugo de naranja fresco
  • 1/2 cucharadita de canela.
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada rallada fresca.

Preparación:

Mezclar todos los ingredientes en la licuadora. Servir y disfrutar.

Imagen

Día Internacional de la Diversidad Biológica 22 de mayo

El 22 de mayo fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día Internacional de la Diversidad Biológica.

La expresión “diversidad biológica” (o biodiversidad) hace referencia a la cantidad y variedad de los organismos vivos que hay en el planeta. Se define en términos de genes, especies y ecosistemas que son el resultado de más de 3.000 millones de años de evolución. Hasta el momento se han identificado alrededor de 1.7 millones de especies de plantas, animales y microorganismos. Sin embargo, se desconoce el número total de especies en nuestro planeta y los estimativos van desde 5 millones hasta 100 millones de especies.

A pesar de ser tantas, estas especies biológicas dependen para su supervivencia del delicado equilibrio de los ecosistemas que conforman. Así, cuando una o más especies sufren o mueren, el destino de otras especies, incluído el ser humano, se ve amenazado.

La especie humana, al igual que todas las demás especies, depende de la diversidad biológica para su supervivencia. Por lo tanto, diversidad biológica es sinónimo de “vida sobre la tierra”.

Los recursos biológicos de la tierra son fundamentales para el desarrollo económico y social de la humanidad: Son la fuente de nuestra alimentación y de muchos bienes y servicios que nos mantienen y que garantizan nuestro desarrollo y bienestar económico y social.

Además, a mayor diversidad biológica, mayor oportunidad de obtener nuevos descubrimientos científicos, de alcanzar el desarrollo económico y de lograr adaptarse a los nuevos desafíos como el calentamiento global y la desertificación.

Imagen

La grasa que todos necesitamos…Acidos omega-3

¿Mucha grasa? ¿Poca grasa? ¿Nada de grasa? ¿Qué necesitamos realmente saber? Para muchos de nosotros el mensaje puede ser reducido a esta sencilla frase. A parte de las grasas que necesitamos eliminar (trans) o reducir (saturadas), sólo hay una clase de grasa que necesitamos añadir a nuestras dietas: los ácidos grasos omega-3.

Hay dos familias distintas de grasas poliinsaturadas, la omega-6 y la omega-3. Ambas son vitales para la salud.

Dentro de cada familia hay un ácido graso esencial que debe estar presente en nuestra dieta; de este ácido graso “padre”, otros miembros de la familia pueden ser producidos en nuestros cuerpos, incluidas las moléculas más grandes llamadas ácidos grados altamente insaturados (AGAI).

Las dos familias realizan funciones que son necesarias y que se equilibran recíprocamente. Los componentes llamados eicosanoides fabricados desde los AGAI en la familia de los omega-6 aumentan la presión de la sangre, la inflamación y la proliferación o división de las células. Aquellos que se forman a partir de los AGAI en la familia de los omega-3 nos protegen contra estas reacciones. Al mismo tiempo que necesitamos los eicosanoides formados a partir de la familia omega-6, cuando producimos demasiados nuestro riesgo de enfermedades crónicas aumenta. Uno de los AGAI de la familia de los omega-3 es el ácido docosahexaenoico (DHA). Es una parte importante de la materia gris del cerebro, la retina de los ojos y algunas membranas celulares. Los niveles bajos de DHA han sido asociados con estados tales como depresión, esquizofrenia, Alzheimer y transtorno de hiperactividad con déficid de atención (THDA).
Debemos optener sucifiente DHA fabricándolo a través del ácido graso omega-3 padre o bien tomándolo directamente de los alimentos. Una fuente directa de DHA es el pescado; sin embargo ahora también optenemos DHA de las microalgas, que es de hecho el origen del DHA presente en el pescado.

Una cuestión de equilibrio entre omega-6 y omega-3

Nuestras dietas proveen una multitud de fuentes de ácidos grasos omega-6: granos de todo tipo, semillas y aceites de semillas, nueces, productos de las soja y productos animales. Los ácidos grasos omega-3 están presentes en muchos menos alimentos. Normalmente nuestra dieta nos provee 10 o 20 veces más omega-6 que omega-3. Los expertos recomiendan que un equilibrio más adecuado debe ser de dos a seis partes de ácidos grasos omega-6 y una parte de ácidos grasos omega-3.

La conclusión sobre el omega-3
Brenda Davis (experta en ácidos esenciales) trata estos complejos temas de las grasas alimenticias en los siguientes libros que hemos escrito conjuntamente: The New Becoming Vegetarian, Becoming Vegetarian, Becoming Vegan. Estas son algunas de las sencillas pautas que pueden restaurar nuestro equilibrio.
Limitar el uso de aceites polisaturados ricos en ácidos grasos omega-6 y los alimentos procesados ricos en grasa que tienen niveles altos de estos aceites. Los aceites que son ricos en ácidos grasos omega-6 son los de girasol, cártamo, maíz, soja y semilla de algodón, revisar también en las etiquetas de los alimentos procesados por si contienen estos aceites.

Incluir buenas fuentes de ácidos grasos omega-3 en vuestras dietas. Confíe en las semillas de lino, el aceite de linaza, las semillas de cáñamo, el aceite de cáñamo, el aceite de canola, las nueces y las verduras de hoja verde. Las semillas de lino y el aceite de linaza son con mucho las fuentes más ricas, una cucharadita de aceite de linaza o una cucharada y media de semillas de lino molidas aportan la cantidad diaria necesaria, duplicando esta cantidad dan un margen de seguridad importante. Otras fuentes son el tofu y la soja.

Algunos aceites comerciales se venden con una mezcla que aporta una buena proporción entre los ácidos grasos esenciales (balance-type-oils). Pese a que este tipo de aceites proveerían un buen equilibrio entre el omega-6 y el omega-3 si fueran nuestra única fuente de grasas alimenticias, no son nuestra mejor elección. Tanto en cuanto la ingesta alimenticia de omega-6 es más que ámplia, de las muchas fuentes de omega-6 que hay en nuestros alimentos, debemos restaurar el equilibrio consumiendo más omega-3, presente en relativamente pocos alimentos    

Imagen  

                                Imagen

Fuente:http://www.vegetarianismo.net/